No suben pasajeros pero sí sube la tarifa, al punto que la ciudad de Córdoba tiene el taxi más caro de la Argentina, desde que se incrementaron la bajada de bandera y la ficha.

La situación se complica aun más ya que los taxistas ponen en el centro de la escena a la pandemia y su cuarentena, que ha reducido el movimiento de la gente, a lo largo de todo 2020, en un hecho sin precedentes.

En tal sentido, Miguel Arias, del Sindicato de Peones de Taxis, reconoció que “el trabajo ha bajado bastante” pero no deja de defender el aumento del 30 por ciento en la tarifa que rige desde hace algunas semanas: “es necesario y justo”, dijo en declaraciones a Cadena 3, al tiempo que indicó que hoy miércoles harán una asamblea para expresar también el descontento por lo que definió como “aplicaciones ilegales”.