Cómo está la mujer baleada en la cabeza por motochorros en Córdoba: “Se salvó de milagro”

La víctima permanece internada en el Hospital de Urgencias de la ciudad. Su hermana detalló el estado de salud.

Hospital Municipal de Urgencias. (Nicolás Bravo / La Voz)
Hospital Municipal de Urgencias. (Nicolás Bravo / La Voz) Foto: Bravo Nicolas

Una mujer fue baleada en la cabeza a la salida de su casa por motochorros que ingresaron a robar a la vivienda, en barrio Cooperativa güemes. Los delincuentes le sustrajeron algunas pertenencias y luego, huyeron. La víctima quedó internada en un hospital y este lunes la pasarán a sala común.

Gisel, fue víctima de un violento asalto el pasado sábado, cuando volvía de un evento a su casa y al ingresar, dejó a su bebé recién nacida en la cama y regresó a cerrar la puerta, pero dos delincuentes la sorprendieron. Uno de ellos le pegó un tiro en la cabeza y entró a sacarle algunas pertenencias. Luego, huyeron.

La mujer fue trasladada por sus propios vecinos a un nosocomio cercano y luego, la derivaron al Hospital de Urgencias donde quedó internada. Afortunadamente, los médicos pudieron extraer la bala y, afortunadamente, este lunes, la pasarán a sala común por su mejoría.

QUÉ DIJO LA HERMANA DE LA MUJER BALEADA POR MOTOCHORROS EN CÓRDOBA

La hermana de Gisel dialogó con El Doce y contó el trágico episodio que vivieron el sábado por la noche. “Ella está bien, la tenemos que cuidar para ver cómo evoluciona”, adelantó la mujer.

“Ella venía de un babyshower, entró a la casa y cuando volvió a cerrar la puerta, dos delincuentes ingresaron a la vivienda para robarle”, expresó la hermana, y detalló que los delincuentes eran cuatro, pero dos se quedaron esperando afuera.

La víctima se encontraba con sus hijos en el hogar y uno de ellos era un bebé recién nacido. Al momento del disparo, “ella cayó al suelo y los vecinos llamaron a una ambulancia, pero como no venía la llevaron ellos mismos al hospital”, contó.

“Esta misma gente hace rato que vienen robando con la misma violencia”, lamentó la familiar de Gisel y agregó: “Estos desgraciados no tienen perdon de Dios lo que hicieron. Espero que cuando los agarren les den una pena contundente”.

Según informaron, los delincuentes tienen antecedentes y son conocidos en el barrio por cometer hechos similares. “Fue un milagro, se podría haber muerto”, concluyó la hermana de la víctima.