Falta un mes en el calendario, pero en la piel de los cordobeses ya se siente el verano, con un sol fuerte sobre la ciudad de Córdoba y buena parte del aérea central, con viento norte y sin nubes presentes en la inmensidad.

Cerrando el fin de semana largo, la máxima superó lo previsto y la temperatura es de 37,2 a las 15, de acuerdo a los datos de Observatorio Córdoba, estación meteorológica perteneciente a la red de observaciones del Servicio Meteorológico Nacional.

Por lo pronto, el cielo seguirá despejado aunque se pronostica que pueda ir cambiando a parcialmente nublado con el correr de la tarde. No se esperan precipitaciones y la máxima prevista para mañana martes está estimada en 34 grados.