En un violento hecho ocurrido en la localidad cordobesa de Anisacate, un hombre sufrió quemaduras de primer grado en el 35% de su cuerpo, después de que su exmujer le arrojara un balde con agua hirviendo.

//Mirá también: Córdoba: la insólita agresión de un delincuente a la policía que lo arrestaba

Marcelo Gilabert, la persona agredida, reveló que el agua hirviendo le cayó en la cabeza y en la espalda, las partes que resultaron más afectadas. Según publicó el medio local AGNoticias, sucedió poco después de las 21 del pasado miércoles, cuando el hombre fue a despedirse de su hija tras decidir separarse de su mujer.

Quemado. Un hombre sufrió graves quemaduras tras ser atacado con agua hirviendo en Anisacate. (El Doce)El Doce

//Mirá también: Detendrán a motociclistas que circulen sin casco en Córdoba

“Fui a devolver las llaves de la casa. Por diferencias, me iba a ir a otro lugar. Sabía que no debía entrar. Pero cuando fui ese día a la noche, ella me invitó a pasar. Al principio, yo me negué. Pero me dijo que había una sillita de mi nena y me pidió que la llevara. Así que entré y, cuando estaba agarrando la silla, vi una sombra y luego sentí el agua hirviendo en mi cuerpo. Alcancé a correr la cara. Lo primero que hice fue salir, subirme a mi auto todo quemado e irme”, detalló Gilabert en diálogo con El Doce.

Dura acusación

“Si yo hubiera hecho lo mismo, en este momento estaría preso. Me parece que las mujeres tienen sus derechos, pero nosotros también. Yo tengo una hija menor con otra mujer, fruto de una relación en la que estuve tres años. No hay custodia para la menor, no sabemos en qué sigue esto o si tenemos que arreglarlo como era antes, al estilo del lejano oeste”,

“Estamos haciendo las curaciones. Es difícil ir a donde te dicen que tenés que ir: a la comisaría o hasta el tribunal familiar, porque tenés que ponerte cremas y ropa. Las remeras se pegan. Hoy estoy así, curándome y esperando. El médico me dijo que mínimo, son 10 días para mejorar. Y no puedo trabajar en las condiciones en las que estoy”, añadió.

Y completó: “El juez de paz ya giró todo, actuó de la manera que tenía que actuar y el expediente ya está en la Fiscalía. Pero no te atiende nadie. Ayer fui personalmente, les dejé todos mis datos y me dijeron que me iban a llamar por la tarde. Pero no tengo respuesta”.

Lo que dijo la mujer

La mujer denunciada habló con los medios y negó las acusaciones de Gilabert. “Sabe que hizo mal las cosas y me está calumniando”, expresó.

“Como hay mucha inseguridad, me avisaron que estaban sacando cosas de mi casa. Pero era él quien estaba llevándose todo. Tuve que hacer lo que hice para preservar mi integridad, porque no sé de lo que es capaz. No me devolvía la llave de la vivienda, que ya no le correspondía, porque se había ido. Él iba a robar cosas y las tiene que devolver”, denunció a su vez.

De todos modos, no quiso admitir que hubo un ataque. “No tengo idea de lo que está hablando. Es una mentira terrible. Niego haberle arrojado agua hirviendo y que estuvo en la casa en el horario que dice. Él da esa versión porque tuve que volver a hacer una denuncia y una exposición porque tengo miedo que él vuelva a violentar el domicilio, como ocurrió en otra oportunidad cuando estábamos casados”

“Mi error fue brindarle la casa, que también es suya, hasta que él se instalara en otro lugar. Él me empezó a amenazar diciéndome que, estando con su hija ahí, me iba a dejar en la calle”, cerró la denunciada. El juez subrogante del Juzgado de Paz de Lozada, Pablo Contreras, la notificó a la mujer la orden de “prohibición y restricción de contacto en carácter provisorio”.