En enero de este año, Pablo Carrasco, un ex empleado de la empresa Crese y denunciante en la Justicia de un miembro de la conducción del sindicato Surrbac, recibió tres balazos en la puerta de su casa en Villa el Libertador.

Carrasco sobrevivió con heridas en un brazo, una pierna y el abdomen.

Su abogado, Marcelo Villarroel, precisó que Carrasco denunció en la Justicia al número 2 del sindicato de recolectores de Córdoba, Pascual Vicente Catrambone, por presuntos negocios millonarios con la empresa municipal Crese.

Desde el Surrbac emitieron un comunicado desprendiéndose del episodio: "Es preocupante ver cómo, desde ciertos medios de comunicación, ciertos periodistas arman rápidamente historias tratando de vincular a nuestro sindicato y dirigentes con hechos delictivos que nada tienen que ver, como el sufrido por Pablo Carrasco por estos días".

Finalmente Carrasco fue dado de alta y quedó con custodia policial.

¿Advertencia? El propio Carrasco denunció que, en las últimas horas, alguien le dejó una corona fúnebre en la puerta de su casa.

Según contó, al levantarse halló la corona en la reja, sin ningún mensaje o cartel. Su abogado dijo a La Voz del Interior que "no estaba la consigna policial".

"Ya nos habíamos quejado con el fiscal del caso (sobre la falta de custodia)", sostuvo el letrado.