A 3 años y 6 meses de prisión sentenciaron en Córdoba a un joven de 22 años dedicado a vender drogas.

Según la acusación, Lucas Adán Angulo fue descubierto en junio de este año en un control de calle casual, cuando caminaba por Duarte Quirós y un policía detectó que llevaba popper escondido en el bolsillo.

Los uniformados patrullaban cuando vieron al joven con lentes oscuros, en la puerta de un edificio, y les llamó la atención, dado que estaba nublado y anochecía. Procedieron a controlarlo.

Angulo tenía dos frascos con cinco mililitros de la droga. A lo largo del proceso, el fiscal de la Cámara Tercera, Marcelo Hidalgo, dio por probado que se dedicaba a la venta de estupefacientes, por lo que pidió su pena.

El análisis judicial de su celular arrojó que Angulo hacía referencia al popper como "perfume". "Los perfumes a 500, dos por 800", se lee en sus mensajes, de acuerdo con la carátula judicial.

Fue sentenciado en las últimas horas a prisión efectiva.

(foto archivo)