Una comedia para decir "mamma mía"

Betiana Blum y Gastón Ricaud, en La Pipa de la Paz
Betiana Blum y Gastón Ricaud, en La Pipa de la Paz

Betiana Blum se pone en la piel de una madre argentina de raíces italianas, en La Pipa de la Paz. 

"El teatro es ilusión", dice Betiana Blum en off cuando las luces de la sala de apagan, en el instante previo al comienzo de la obra. Y sigue: "y esa ilusión se rompe cuando suena un celular... así que ya saben, apaguen sus teléfonos. ¡Ah! y también soy muy distraída y me distraigo si alguien pela un caramelito, por eso aprovechen y háganlo ahora", advierte. Así, la risa comienza antes del primer acto y también anticipa lo que se verá en escena, en la obra La Pipa de la Paz: la dulce e implacable voz de mando de una madre argentina.

En plan de comedia, la obra conjuga dos ingredientes indispensables para que el pastel salga como tiene que salir: un texto (de la autora Alicia Muñoz) y unos intérpretes que le dan el soplo vital a las palabras (Blum y Gastón Ricaud).

Entrañable y mandona como la Betiana que pide que apaguen los celulares, la protagonista es una madre que no necesita mucha explicación para los que las tenemos (porque siempre las llevamos en el corazón). Argentina de raíces tanas, esta madre predispuesta al drama y tan brava que no puede dejar de decir las cosas cuando las tiene que decir convoca a su hijo varón que vive en el extranjero con una sutil invitación: "si querés ver a tu madre viva, vení rápido". Desesperado y tras  un vuelo de 10.000 kilómetros, el hombre llega a su casa y lejos de encontrar una mamá moribunda se encuentra con una mujer enfrentada con sus dos hijas mujeres y los vecinos del barrio. Así planteada la situación, esta "mamma" tensa todas las cuerdas y las afloja justo cuando están por romperse, empuja a su hijo al límite de la furia y de inmediato le pide que se calme; todo en un diálogo que sólo se puede dar en el seno de una familia argentina, con esos códigos que nos son propios. Entonces, esa ilusión que es el teatro se convierte en un espejo donde por un buen rato nos miramos para poder reírnos de nosotros mismos.

Esta pieza, que tuvo su estreno nacional en Córdoba el jueves pasado sigue este fin de semana, en el Salón de Actos de la UNC, en el Pabellón Argentina de la Ciudad Universitaria.

Las funciones serán viernes y sábado a las 21.30 y el domingo, a las 20.30; con entradas a 530 pesos, en Edenentradas.

Betiana Blum
Betiana Blum

Betiana Blum habla de La Pipa de la Paz, en esta entrevista.