Al menos cuatro son los jóvenes detenidos por el botellazo y muerte de un muchacho en una fiesta clandestina que se desarrolló el fin de semana en un domicilio de barrio San Lucas, en la capital cordobesa. Tres de los detenidos son menores de edad.

Por otra parte, a medida que avanzan las investigaciones también se cree que podrían ser más los aprehendidos, aunque con los sujetos que ya fueron capturados estaría esclarecido el crimen.

El hecho se produjo el pasado sábado en horas de la madrugada y la víctima fue Jesús Santiago Quiroga, quien tenía 20 años. El muchacho falleció producto de distintos traumatismos sufridos en el cuerpo, principalmente en la cabeza. Recibió trompadas y hasta golpes con una botella.

Al parecer todo se dio en el marco de enfrentamientos previos que tenía la víctima con sus agresores. "Tenían problemas anteriores. Había una vieja rivalidad. Fue atacado y golpeado", comentó a La Voz un vocero que conoce del expediente.

Fuentes con acceso a la causa indicaron que el episodio sucedió en una casa ubicada en avenida El Quebracho, en el barrio San Lucas de Córdoba. Al lugar convergieron numerosos jóvenes ya que se realizaba una fiesta (no autorizada) que, incluso, había sido publicitada en redes sociales.

Yonathan Agustín Ferreyra, de 20 años, fue apresado luego de un allanamiento realizado en un domicilio ubicado en calle Danel al 3200, en el barrio Marcos Sastre. Se encuentra acusado como supuesto autor del delito de homicidio en riña.