"A los de rugby les dicen Pumas. Nosotras queremos que desde ahora nos llamen Leonas". Cuenta la leyenda, y así lo rememoró Soledad García, así nació el mote para la Selección de hockey sobre césped, con la frase de Magdalena Aicega y para el inicio de un ciclo triunfal.

El 24 de setiembre del 2000, en el Argentina-Holanda por los Juegos Olímpicos de Sidney, nacía un clásico. Y también el sello Leonas.

La Sole, por entonces una juvenil y delantera promovida de Universitario por su potencia goleadora, sería la gran embajadora cordobesa de una Selección que se metió en la piel de la gente y en la historia.