Luego de que el pasado jueves el vicepresidente de Belgrano, Sergio Villela, saliera a poner paños fríos a la situación de la deuda que poseía River con el "celeste" por el pase de Matías Suárez, la cosa se puso tensa. Así lo demostró Franceschi este viernes, que reclamó que al club se le depositen los 320.000 dólares correspondientes a la penúltima cuota del pase de Matías Suárez, según lo acordado en enero de 2019.

"La última vez que D'Onofrio me atendió el teléfono fue cuando hicimos la operación de Matías. Después no me respondió más. El triunfo o los logros deportivos dan esta impunidad", exclamó el dirigente en un diálogo con Radio Continental.

Franceschi no sólo explicó que River deberá abonarles, además, una última cuota antes del 10 de abril (550 mil dólares) sino que insistió para que desde Buenos Aires reaccionen ante su pedido. "Estamos hablando de un dinero que hoy en día equivale a 56.000.000 de pesos. Pero no es sólo la deuda, que puede existir. River nunca pagó a término y siempre tuvimos paciencia: renegociamos y lo esperamos. Pero ahora nos han faltado a su palabra. Nos prometieron pagar de una determinada forma y no cumplieron. Prometieron hacerlo después del 28 y no lo hicieron. Y ahora se dijo que no pueden por la cuarentena", se quejó el presidente de Belgrano.

Franceschi enojado con la actitud de River por la deuda que mantienen con Belgrano.

La demora de River en los pagos derivó en una intimación formal del club cordobés mediante una carta documento. "Dimos por caído el acuerdo. Una de las cláusulas del traspaso marcaba que ante un incumplimiento se pagaba todo al contado", explicó Franceschi. "Hay una actitud de no pagar. Hemos bancado todas. Esto está pasando hoy", insistió. "Hemos elegido armar un equipo con la plata que tenemos. Nos tocó perder la categoría y a nuestro jugador insignia (Suárez). Hay otros que arman sus equipos con jugadores que no tienen y consiguen que los triunfos lo acompañen y así tapen balances desastrosos e incumplimientos. Nosotros habíamos presupuestado de manera seria y de esto depende terminar nuestro mandato con toda la planta de Belgrano al día", siguió con algo de malestar el presidente de Belgrano.

River, según informó el diario Olé, explicó que cumplirá con los pagos aunque dosificándolos en varias cuotas dada la merma en los ingresos y la imprevisibilidad que genera la actual coyuntura por el coroavirus. Pero Franceschi quiere cobrar todo y ya. "Cuando estuvimos en Primera y regidos por la Superliga, todos los días recibíamos mails diciendo que nos auditaban. Nosotros, que tenemos la convicción de pagar en tiempo y forma, lo hacíamos. Pero el vicepresidente de Superliga era Brito, de River. La Superliga nos controlaba que no fuéramos morosos y ellos incumplieron a lo largo de 2019... El fair play financiero fue violado", cerró.