Pese a los controles cada vez más estrictos, siguen siendo muchos los que incumplen el aislamiento. Y aumenta el número de detenidos.


La Policía de Córdoba continúa con los controles para hacer respetar la cuarentena obligatoria dispuesta por el Gobierno Nacional, contra el coronavirus.

En las calles y rutas, también en los espejos de agua, y además con patrullajes aéreos, para concientizar a la sociedad sobre el riesgo de circular sin autorización.

Aún así, ya casi llegan a 2.000 los detenidos por por incumplir el aislamiento.




Comentarios