Hubo disturbios por la suspensión de visitas. Los reclusos acusan abandono de persona.


Un grupo de 30 presidiarios en Bouwer intentarán un principio de motín, en medio de las medidas de cuarentena obligatoria por el coronavirus y por la supensión de las visitas al precinto.

Con los rostros cubiertos, interpusieron una barricada en uno de los pabellones, lo que obligó a la intervención del grupo antimotines del Servicio Penitenciario, según informó La Voz.

Incluso hasta disparos de balas de goma hasta que el Servicio Penitenciario logró controlar la situación. Y desde el Ministerio de Justicia de la Provincia informaron que no hubo toma de rehenes, con lo que la situación volvía a la normalidad.

Parte de lo ocurrido fue filmado con celulares por los propios internos, quienes luego hicieron llegar esas imágenes a familiares. En las imágenes puede verse las heridas que habría sufrido uno de los detenidos a causa de los perdigones.




Comentarios