Luego de que se tomara la decisión de que todos los pasajeros viajen sentados para disminuir las probabilidades de contagio de coronavirus COVID-19, desde la Municipalidad de Córdoba decidieron aumentar la frecuencia en el transporte urbano de pasajeros.

Las quejas de los usuarios apuntaban en esa dirección luego de que se conociera la primera medida. Remarcaban que se dificultaría aún más la posibilidad de tomar un colectivo en horario.

"La medida busca llevar tranquilidad a los pasajeros y garantizar a quienes utilicen el transporte urbano, puedan hacerlo respetando la distancia física entre las personas, tal como lo exigen los médicos y especialistas", indicaron desde la Municipalidad.

Marcelo Mansilla, secretario de Movilidad, es el que estará a cargo de las negociaciones con las empresas. A esto se le suma que este miércoles se conoció que el corte de boletos disminuyó un 50 por ciento.

Taxis y remises. La reunión que mantuvo el Comité de Emergencia Municipal, y que encabezó el intendente Martín Llaryora, también resolvió que queda prohibido que taxistas y remiseros lleven pasajeros en el asiento del acompañante.

A su vez, se instruye a choferes a que el traslado se haga, en la medida de lo posible, con ventanillas bajas.