"En el mejor momento de Instituto vino el empate de ellos, con un zapatazo que no mete nunca más en su vida", esgrimió el DT tras la derrota frente a Dálmine.


“Un par de pases que hubieran sido más concretos y el partido se terminaba. Con la dinámica que tiene el fútbol, no se puede dormir”, se lamentó César Zabala por como Villa Dálmine le dio vuelta el partido a Instituto en el inicio de la segunda rueda de la Primera Nacional.

“Me amarga bastante porque lo teníamos controlado. Tenía la sensación de un 2-0 y el empate llega en nuestro mejor momento, con un zapatazo que no mete nunca más en su vida”, argumentó el DT Albirrojo.

“El enojo de los hinchas es entendible, pero no comparo esto con el arranque del torneo porque tuvimos un primer tiempo de ritmo altísimo. Ellos estaban desencajados, no llegaban a la pelota. Es una derrota difícil de explicar”, completó Zabala.

Para la próxima fecha, la visita al siempre complicado Sarmiento de Junín que es escolta y juega este lunes en Tandil, la duda es Emiliano Endrizzi, quien salió reemplazo por un esguince de tobillo derecho.

La Gloria está en mitad de tabla en la zona dos con 20 puntos, a 15 del líder San Martín que igualó en Tucumán con Almagro. Y a cinco de la zona de Reducido por el segundo ascenso.




Comentarios