"Si hubo un émulo de las ordas nazis y de Hitler fue la dictadura genocida, que hizo desaparecer a 30 mil compatriotas", declaró Schiaretti durante el acto.


Finalmente luego de que se lograra que todas las autoridades participaran del acto, el gobierno de Córdoba conmemoró este jueves el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, instituido por Naciones Unidas.

El mismo es el 27 de enero, pero las partes recién lograron reunirse este jueves. Este día se instauró para “condenar todas las manifestaciones de intolerancia religiosa, incitación, acoso o violencia contra personas o comunidades basadas en el origen étnico o las creencias religiosas, donde quiera que tengan lugar”.

Del acto participaron Andrés Orchansky, cónsul honorario del estado de Israel; Jorge Knoblovits, presidente de DAIA central; Luis Klinger, encargado de la filial Córdoba de esa entidad; Gabriel Pritzker, rabino de la comunidad local; Patricia Altamirano, decana de la Facultad de Psicología (UNC) y, como invitado especial, Edgard Wildfeuer, sobreviviente del Holocausto y ex prisionero de Auschwitz.

“Cuando el 27 de enero de 1945 el Ejército Rojo de la Unión Soviética mostró al mundo los campos de exterminio de Auschwitz-Birkenau, corrió el velo sobre el horror y la barbarie nazi, corrió el velo de algo que tal vez muchos sabían y ocultaban que era el genocidio perpetrado contra el pueblo judío y otras minorías, corrió el velo del montaje de la mayor maquinaria de muerte creada por el ser humano en la historia”, dijo Schiaretti durante la ceremonia, donde estuvo acompañado por miembros del gabinete provincial.

El gobernador remarcó la necesidad de recordar siempre este trágico episodio histórico, para no dejar que se repita. “El problema no es una secta iluminada e inhumana, el problema es cuando el ser humano común y corriente, aquel que vive, trabaja, sufre, ríe y llora, se engancha en una borrachera de horror y muerte, como engancharon al pueblo alemán en aquella época”, señaló.

En el pasado reciente de Argentina, “si hubo un émulo de las ordas nazis y de Hitler fue la dictadura genocida, que hizo desaparecer a 30 mil compatriotas. Por eso es importante que mantengamos viva la llama de la enseñanza y la recordación de la Shoá”, así como el “repudio al odio, el terrorismo de Estado y a los crímenes de lesa humanidad”, agregó.

Autoridades de la DAIA. Previo al acto, el gobernador Juan Schiaretti se reunió con Jorge Knoblovits, Presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) y a Luis Klinger, encargado de la filial Córdoba de esa entidad. Lo acompañó al ministro de Gobierno, Facundo Torres Lima.




Comentarios