Cuando parecía que todo se venía desarrollando con normalidad y en buenos términos, las reuniones por la transición en la Municipalidad de Córdoba se cortaron y habrían llegado a su fin según se conoció este jueves.

Los equipos de la gestión saliente del intendente Ramón Mestre llevaban a cabo una serie de reuniones periódicas con miembros de la gestión que asumirá el 10 de diciembre, de Martín Llaryora. Pero todo se habría cortado.

El que salió a hablar del tema fue Miguel Siciliano, quien ocuparía la secretaría de Gobierno en la próxima gestión. "Siempre hemos apostado al diálogo pero esto ya es insostenible, a días de asumir no tenemos ningún dato económico real del municipio, por ejemplo, cuál es la deuda con proveedores, la deuda corriente, los cheques, la situación económica verdadera", se quejó en Cadena 3.

Y continuó: "No queríamos que esto pasara, el intendente electo desde el primer día ha sido muy prudente en sus declaraciones, en respetar la gestión actual".