Luego de 18 años de continuos reclamos por el cumplimiento del convenio de 1946 a través de los movimientos sociales y otros nueve más de construcción, el 27 de mayo de 1983, tras poner en funcionamiento la última de las 14 turbinas hidrogeneradoras, quedó oficialmente inaugurada la Represa Hidroeléctrica de Salto Grande. Un sueño, que encuentra su razón de ser en el propósito de llevar energía y desarrollo a una región y dos países, a partir del aprovechamiento de los rápidos del Río Uruguay, se impone entre las costas de Argentina y Uruguay, con una obra cuyos cimientos fueron levantados por los pueblos. A diferencia de otras, contiene, entre sus toneladas de hierro y hormigón, el espíritu de visionarios que proyectaron ideas para el beneficio de ambos países, y de hombres y mujeres que lucharon durante décadas para que los acuerdos que establecen el desarrollo de una región se conviertan en una realidad, concretada finalmente por el esfuerzo de trabajadores provenientes de todo el mundo.

38º Aniversario de la inauguración de l a Central Hidroeléctrica Salto Grande.Prensa

“Se trata de una fecha histórica en la vida de la Región y ambos países. La inauguración de Salto Grande con la puesta en funcionamiento de la última turbina significó el comienzo del cumplimiento de una gran parte de aquellos principios del convenio de 1946 que señalan el por qué y para qué del organismo”, expresó el Presidente de la Delegación Argentina, Luis Benedetto, quien además agregó: “No es solo la culminación de una generadora de energía eléctrica, sino la materialización del esfuerzo y el empeño de quienes fueron visionarios y lucharon durante años para llevar desarrollo a las comunidades y sus habitantes”.

“Salto Grande es un patrimonio invaluable de la región, una obra ejemplar en el mundo por su historia, sus principios, su capacidad generadora y su función estratégica como motor de crecimiento para ambos países”, concluyó Benedetto.

En tanto, el Presidente de la Delegación de Uruguay, Carlos Albisu, señaló: “Hoy conmemoramos 38 años de lo que fue el resultado de muchos años de trabajo y compromiso por parte de los vecinos de la Región, que junto a la perseverancia de los pioneros, pensaron siempre en el desarrollo de los pueblos e hicieron posible que Salto Grande sea una realidad concreta”. Señaló además que “esta obra cuenta con la particularidad de haberse gestado en conjunto con trabajadores provenientes de todo el mundo. Corresponde honrar y agradecer a quienes días y noches, durante nueve años, llevaron a cabo una ardua labor”.

Salto Grande: a 38 años de la inauguración de la Represa Hidroeléctrica, la obra que marcó el destino de la región Luego de 18 años de continuos reclamos por el cumplimiento del convenio de 1946 a través de los movimientos sociales y otros nueve más de construcción, el 27 de mayo de 1983, tras poner en funcionamiento la última de las 14 turbinas hidrogeneradoras, quedó oficialmente inaugurada la Represa Hidroeléctrica de Salto Grande. Un sueño, que encuentra su razón de ser en el propósito de llevar energía y desarrollo a una región y dos países, a partir del aprovechamiento de los rápidos del Río Uruguay, se impone entre las costas de Argentina y Uruguay, con una obra cuyos cimientos fueron levantados por los pueblos. A diferencia de otras, contiene, entre sus toneladas de hierro y hormigón, el espíritu de visionarios que proyectaron ideas para el beneficio de ambos países, y de hombres y mujeres que lucharon durante décadas para que los acuerdos que establecen el desarrollo de una región se conviertan en una realidad, concretada finalmente por el esfuerzo de trabajadores provenientes de todo el mundo. “Se trata de una fecha histórica en la vida de la Región y ambos países. La inauguración de Salto Grande con la puesta en funcionamiento de la última turbina significó el comienzo del cumplimiento de una gran parte de aquellos principios del convenio de 1946 que señalan el por qué y para qué del organismo”, expresó el Presidente de la Delegación Argentina, Luis Benedetto, quien además agregó: “No es solo la culminación de una generadora de energía eléctrica, sino la materialización del esfuerzo y el empeño de quienes fueron visionarios y lucharon durante años para llevar desarrollo a las comunidades y sus habitantes”. “Salto Grande es un patrimonio invaluable de la región, una obra ejemplar en el mundo por su historia, sus principios, su capacidad generadora y su función estratégica como motor de crecimiento para ambos países”, concluyó Benedetto. En tanto, el Presidente de la Delegación de Uruguay, Carlos Albisu, señaló: “Hoy conmemoramos 38 años de lo que fue el resultado de muchos años de trabajo y compromiso por parte de los vecinos de la Región, que junto a la perseverancia de los pioneros, pensaron siempre en el desarrollo de los pueblos e hicieron posible que Salto Grande sea una realidad concreta”. Señaló además que “esta obra cuenta con la particularidad de haberse gestado en conjunto con trabajadores provenientes de todo el mundo. Corresponde honrar y agradecer a quienes días y noches, durante nueve años, llevaron a cabo una ardua labor”. “Salto Grande no solo abastece con energía a más de un millón de familias en Argentina y Uruguay, sino que cumple su compromiso inclaudicable de potenciar a ambos países a través de las disposiciones naturales de la Región, y se gestó gracias a la fuerza de aquellos hombres y mujeres que se manifestaron para que sea una realidad y no solo un buen proyecto”, cerró Albisu.Prensa

“Salto Grande no solo abastece con energía a más de un millón de familias en Argentina y Uruguay, sino que cumple su compromiso inclaudicable de potenciar a ambos países a través de las disposiciones naturales de la Región, y se gestó gracias a la fuerza de aquellos hombres y mujeres que se manifestaron para que sea una realidad y no solo un buen proyecto”, cerró Albisu.