Inspectores del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Nación, mediante la Brigada de Control Ambiental (BCA), registraron faltante de animales exóticos y autóctonos, y hallaron cueros de animales de fauna silvestre.


Personal del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Nación, mediante la Brigada de Control Ambiental (BCA), visitó Entre Ríos para verificar establecimientos y fiscalizar planteles faunísticos, en el marco de las competencias de la ley de conservación de fauna silvestre.

Los inspectores encontraron cuero de cinco tigres y uno de yaguareté

En el zoológico de Concordia, los inspectores dieron cuenta del faltante de animales exóticos y autóctonos, como así también irregularidades en la documentación que acrediten la tenencia legal de los mismos, los registros de posibles bajas, certificados de necropsias. Además, se detectaron irregularidades en algunas guías de tránsito.

En concreto, faltan del lugar siete tigres de bengala, dos osos, dos yaguaretés, y hallaron cueros de animales de fauna silvestre: cinco de tigres y uno de yaguareté, que fueron decomisados por la Brigada de Control Ambiental.​

Paraná

Los inspectores visitaron además un centro de recuperación de animales silvestres en la capital entrerriana, donde fueron recibidos por inspectores de Fauna de la provincia y representantes de la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA). Dicho lugar recibe animales, tanto autóctonos como exóticos, que son víctimas del comercio ilegal de fauna, o que llegan a centros urbanos desorientados a causa de la pérdida de hábitat.

En el centro, según informó ElOnce, se verificó y censó el número de ejemplares y las especies de animales que allí habitaban, entre los que se encontraban loros, guacamayos, lechuzas, búhos, aguiluchos, caranchos, teros, cardenales, patos, urracas, gatos montés, coati, monos, tortugas, yacarés, jabalíes, ñandúes, corzuelas, hurones, armadillos y carpinchos.​

Tras la inspección, los inspectores trasladaron un mono caí y un mono capuchino, que fueron entregados de manera voluntaria por el administrador del centro de rescate al santuario Tekove Mymba. 




Comentarios