El titular del nosocomio no duidó en pedir “sinceras disculpas por un error tan grosero al no haber determinado que había tres frascos de vacunas con fecha de vencimiento siete días antes de ser aplicadas”. Asimismo señaló que los vecinos que recibieron la dosis vencida de CoviShield serán vacunados nuevamente.

Tristán García indicó que se trató “de una negligencia del personal responsable, porque cada frasco de vacunas tiene que ser registrado y revisado para saber su estado y su fecha de vencimiento. Era un remanente de la primera partida, arribada desde Nación en la época de los incendios y tenía su caducidad el 31 de mayo”.

Hospital Lago Puelo.

Al no haberse producido el control correspondiente de manera correcta, los frascos con las dosis ingresaron al circuito de vacunación, y fueron recibidas por ocho trabajadores del Hospital para completar el frasco, quienes recibieron su segunda dosis. Días después, en el marco del operativo de vacunación que se hizo en el Gimnasio municipal, se usaron otros dos frascos de Covishield y seis frascos de AstraZeneca. Como queda registrada cada persona inoculada con el lote y dosis correspondiente, cuando se hizo la carga en el sistema Nomivac “saltó un alerta, avisando que las vacunas aplicadas estaban vencidas”.

“No obstante, -indicó el director- el mensaje de notificación recién apareció el 23 de junio. Inmediatamente, adjuntando las planillas, avisamos al área de Inmunizaciones y a la Dirección de Patologías Prevalentes del nivel central de Salud Pública del Chubut, desde donde nos notificaron que debíamos esperar la respuesta de los equipos técnicos de Nación”,

Si bien se trata de un error grosero, la buena noticia dentro de la situación es que la dosis vencida aplicada “no produce daño a la salud y lo único que se podría determinar es que no sería efectiva. Ahora, tendríamos que volver a vacunar a dichos vecinos. Desde ayer estoy llamando personalmente a cada uno de ellos para explicarles lo sucedido”.

Asimismo García señaló que se inició el sumario interno para determinar responsabilidades, indicando que se tiene un protocolo establecido para revisar todo el proceso, incluyendo desde el ingreso de las vacunas hasta su aplicación y rendición de cada stock. Al mismo tiempo, cada jornada de vacunación se carga en el sistema nacional”.