Varios se vieron sorprendidos con la información. Lo cierto es que una investigación que tomó Ignacio Stankiewicz, titular del sindicato de músicos en Chubut, revela que la famosa canción fue interpretada antes que su grabación en La Perla de Once.

En Apuntes para la Historia del Rock Patagónico, Stankiewicz señaló que investigando un poco sobre el rock patagónico en el año 2012, pudo encontrar un texto que se publicó en el Diario “La Jornada de Chubut " de la localidad de Trelew, que firmaba el periodista Gustavo de Vera con el llamativo título “Revelación que sorprende: “Tanguito compuso La Balsa en La Trochita”.

La Trochita, un clásico patagónico. Foto: Agencia Télam

Se trataba de una nota relacionada a un reportaje realizado en Radio Nacional Esquel, al productor y amigo personal de Tanguito, Juan “Gamba” Gentillini un personaje que vivió junto a otros los inicios roqueros en la Argentina y también en la Patagonia.

El encabezado del artículo del periodista chubutense indicaba lo siguiente: “A 45 años de su creación una leyenda cambia su rumbo. Corría el verano del 67: cuatro flacos sin un mango se sacuden dentro de un vagón “clase única” de La Trochita. Sin nada más que hacer que mirar el paisaje, uno de los amigos, guitarra en mano, tararea algo que se le viene a la cabeza. El relato de Juan “Gamba” Gentilini, compañero de ruta de “Tanguito”.

En otro tramo del extenso texto De Vera indica : “Juan “Gamba” Gentilini, dio detalles de cómo fue que los primeros acordes de “La Balsa” se escucharon en los vagones de La Trochita, entre El Maitén y Esquel. “Yo creo que Esquel le tiene que hacer un homenaje a Tanguito”, sostuvo. Corre el verano del 67. Cuatro flacos sin un mango, medio muertos de hambre y de frío, se sacuden dentro de un vagón “Clase Única” de La Trochita. Es un viaje que comenzó en Constitución, tres días atrás, lleno de percances y demoras, para llegar hasta Esquel, que para ellos es como decir “la loma del ...”. Sin nada que hacer, más que fumar algo y mirar cómo se repite en la ventanilla el paisaje de la precordillera uno de ellos, guitarra en mano, tararea algo nuevo que se le viene a la cabeza con insistencia. “Che, Rama, ¿qué acordes son estos? Escuchá”. El oído privilegiado del compañero le canta: “Eso es Do sostenido mayor, Fa sostenido menor, Mi bemol, La bemol y Si. “Ayudame, Gamba, ¿cómo se arman en la viola?”. El otro, tomando la guitarra, le muestra. “Así, Tanguito, así. El tren de trocha angosta continuará luego su camino por la precordillera y llegará hasta Esquel. Allí, durante los siguientes seis meses por contrato, los cuatro músicos se juntan bajo el nombre de Los Guantes Negros en el Bar Americano. Será en Esquel donde Tanguito termine de componer la canción ícono del rock nacional: La Balsa.

Sobre cómo llegaron Gentillini, Tanguito y los demás a Esquel le cuenta a De Vera …“.”El asunto es así: cuando nosotros teníamos 17 o 18 años tocábamos en La Cueva original, la que estaba en Juncal y Pueyrredón, en la Recoleta”, comienza a relatar Gentilini.Formaban un grupo llamado Los Guantes Negros, integrado por Billy Bond (voz, quien ya había comenzado su carrera como solista), acompañado por Willy Verdaguer, Renato Meana y Gentilini, un grupo que se conocía como “Gamba Trío>”En ese momento teníamos un contrabajista llamado Miguel Monti, que a su vez tenía una novia llamada Gretel [Korn], que era la hija de un médico de Esquel”, recuerda Gamba. De allí surge el contacto con el propietario del famoso Bar Americano, “que estaba frente al cine de Esquel (Coliseo), y en ese entonces sobre la única calle asfaltada [25 de Mayo]”.

En otro tramo de la nota se despacha Gentillini ….”Hay mucha gente que escribe la historia del rock nacional, pero es puro verso. La película ‘Tango Feroz’ es un producto comercial que nada tiene que ver con la realidad”, expresa Gentilini. “Es en Esquel en donde sucede todo el resto de la historia. Los Guantes Negros permanecieron seis meses. “Imaginate: nos echaron de todos los hoteles. Era un delirio. Pero allí fue donde La Balsa termina de tomar forma…”.

“Hace 53 años nos contrataron para tocar durante seis meses en la confitería “El Americano” de esa ciudad. Usábamos el nombre “Los Guantes Negros”, integrantes: Tanguito (cantante), Néstor Rama ( Órgano Farfisa, y único integrante original de los Guantes Negros), Renato Meana (batería), Miguel Fender (Bajo), y Gamba Gentilini (Guitarra). ¿Que tiene que ver el prostíbulo? A las 23:30 terminábamos el show, y lo único abierto en Esquel era el “Firulo”, por lo que íbamos todos las noches. Después de unos días la madame del burdel invitó a Tanguito a vivir con ellas y así fue como Tango pasó un un par de meses con Doña Rosa y sus chicas. Los parroquianos no entendían como Tanguito vivía gratis (Hospedaje completo, las chicas le hacían el desayuno, merienda, almuerzo y cena, más otros servicios). A Tanguito lo envidiaban todos los parroquianos, pues el burdel era carísimo. Un día Tango se cansó y, para mi desgracia volvió a dormir en nuestra habitación, era insoportable”.