Está condenado por abusar sexualmente de su hija de tan solo dos años. Al recibir educación, la Ley permitió que se le reduzca el plazo.


La jueza de ejecución, Dra. Gladys Olavarría, se refirió al caso del padre condenado por la violación de su propia hija, que en las últimas horas accedió a la libertad condicional. Argumentó que el hecho de “haber estudiado permite que la ley le reduzca el plazo” para acceder al beneficio de la libertad condicional.

Gladys Olavarría, jueza

Aseguró que la mamá de la nena abusada fue “llamada reiteradas veces” para que concurriera a la audiencia (la mujer negó haber sido contactada) y detalló que tres pericias psicológicas recomendaron que se podía iniciar el proceso de libertad condicional “y que (el condenado) no tendrá este patrón repetitivo de la conducta por la que fue condenado”.

Vanesa, madre de la niña abusada

Luego de que la madre de la víctima manifestara que el abusador debería haber accedido al beneficio desde el 30 de diciembre próximo, la jueza contó que “la señora no ha venido a las audiencias a las que fue citada desde hace unas semanas. La llamamos en distintas oportunidades y nunca atendió para que pudiera asistir”, remarcó Olavarría, quien explicó que “desde 2017 con otros jueces de ejecución” al abusador “se le fueron reduciendo los plazos mediante la ley 24660 en lo que refiere al estímulo educativo. El condenado fue estudiando y eso permite que la ley le reduzca el plazo“.

Abuso sexual.

Comentó que el padre de la menor abusada, Valentín A.H, cursó un “taller de peluquería con examen excelente, un taller de informática segundo nivel sobresaliente con el curso completo aprobado, y segundo año de peluquería aprobado”. Precisó que “los talleres son avalados por el Ministerio de Educación y los dicta la Escuela 614 de Comodoro”.




Comentarios