Días atrás se realizó un importante operativo para poder trasladar a Doña Lorenza Mamaní desde su casa, a 4000 metros de altura en la Cordillera de Fiambalá hasta un sanatorio en la capital catamarqueña, ya que se encontraba en un delicado estado de salud.

La “última diaguita”, como es conocida Lorenza, sigue internada en un sanatorio céntrico, continúa estable, lúcida y con un cuadro bueno de salud. Su médico de cabecera, Dr. Horacio Campazzo, adelantó que le están proponiendo que evalúe quedarse en esta ciudad, por lo menos hasta que el intenso invierno pase.

“Fue evaluada por los médicos, está siendo tratada y está estable. Se le hicieron los controles de rutina en su marcapasos y está en muy buen estado. Se le hizo análisis de laboratorio de rutina. Y en un par de días se la podría dar de alta y se la podría reubicar en un lugar para que pueda seguir con una asistencia adecuada”, comentó el profesional en una entrevista en Radio Valle Viejo.

Sobre la posibilidad de quedarse a pasar el invierno en San Fernando, comentó Campazzo que en la zona donde vive Lorenza es tremendamente crudo y ya no es apto para una persona de su edad. En cuanto a si ella está de acuerdo con este paso, su médico de cabecera comentó que Lorenza lo está pensando y, lo más importante, y como está totalmente lúcida, reconoce que en este momento necesita ayuda.