Año tras año, cada 25 de diciembre nos toca comunicar cuántos vecinos concurrieron al Hospital Sayago a atenderse por urgencias relacionadas a la pirotecnia o a los accidentes viales.

En un 2020 tan particular, y con tantas pálidas, se podría decir que esta vez fue diferente, y para mejor. Ni víctimas por mal uso de la pirotecnia, ni siniestros viales. La prohibición en todo el Ejido de la Municipalidad de Villa Carlos Paz sobre la “utilización, tenencia , acopio, exhibición, fabricación para uso particular y expendio al público de artificios de pirotecnia por parte de personas físicas y/o jurídicas” se formalizó en 2014.

Las personas de espectro autista sufren mucho por la pirotecnia.

Esta medida fue implementada, ya que generaba gran cantidad de accidentes que van desde deterioro estético y quemaduras hasta pérdidas de la visión, daños sobre el aparato auditivo y mutilaciones. Si bien no todos la respetan, actualmente no se consiguen estos productos con tanta facilidad, y asimismo, la sociedad fue tomando conciencia por el bien de las mascotas y de los niños con autismo.