El pasado viernes 2 de abril, falleció Chumbi Carranza, a los 74 años de edad. El querido vecino de San Antonio de Arredondo, era el hijo de Ramón Florentino Carranza y Barbarita  Silvia Montero Fiol, quienes junto a sus familiares, fueron los dueños originarios de las tierras que hoy conforman la localidad.

San Antonio 1949. FotoGentileza Jorge Carranza

Chumbi tuvo una vida intensa, le gustaba bailar y hasta formó parte de la Embajada creada por Jorge Cafrune para recorrer el país. En su juventud disfrutó de su herencia, gastó la fortuna que había heredado, y finalizó sus días, viviendo una vida humilde, alquilando sus caballos a turistas, para que descubran los maravillosos paisajes de las sierras, que a él también lo tenían enamorado.

Hace 3 años, en el portal Punilla al Sur, confesó que nunca le importó el dinero, y que como pudo se compró dos lotes en Playas de oro y ahí se quedó desde hace 30 años. ”Siempre estuve bien. Soy antiplata. Antimaterialista. Siempre me gustó el rancherío. Estar con la gente. De bailar en el Crillon al baile obrero. Mi vida fue y es feliz. Las amistades del poder y del pueblo”, confesaba en el diario regional.