De acuerdo a lo explicado por la página oficial www.argentina.gov.ar, los coronavirus “son una familia de virus que pueden causar enfermedades en animales y en humanos”. Y que puntualmente en los seres humanos pueden provocar infecciones respiratorias que van desde un resfrío común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-SARS).

Desde el 11 de marzo de 2020, nos encontramos inmersos en una epidemia que se propaga a escala mundial (pandemia) por un nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, que fue descubierto recientemente y causa la enfermedad por coronavirus Covid-19.

Explicado esto, es que el intendente de Villa Carlos Paz, Daniel Gómez Gesteira, junto a autoridades municipales se reunió este lunes con las investigadoras del Instituto de Virología “José María Vanella” a fin de informarles sobre el saneamiento del lago San Roque y de conocer los resultados del estudio que el instituto lleva adelante sobre la presencia de virus SARS-CoV-2 en aguas residuales de esta región del interior de Córdoba.

En la reunión estuvieron presentes el secretario de Gobierno y Coordinación, Darío Zeino, el secretario de Salud Pública, Julio Niz, el secretario de Desarrollo Urbano Ambiental, Gustavo García Setti, la Directora de Ambiente, Éjido y Desarrollo Sustentable, el epidemiólogo, Ernesto Jakob, y el investigador Carlos Catalini, quienes junto al intendente recibieron a la Secretaria de Ciencia y Tecnología de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC, Dra. Mariela Ponzio; la directora del Instituto de Virología “José María Vanella” de la Facultad de Cs. Médicas, Dra. Silvia Nates, y la Dra. en Ciencias Biológicas, Gisela Massachessi, quienes son las encargadas de llevar adelante el estudio.

Según explicaron, la experiencia con otras enfermedades virales ha demostrado que la vigilancia basada en aguas residuales es un indicador sensible, una actividad que reporta si el patógeno está presente en la población y si la circulación viral está aumentando o disminuyendo. Debido a esto, es que desde el instituto se toman muestras de líquidos cloacales para la detección del Sars-Cov-2 que ayuda a definir acciones preventivas ante un posible brote.

Una de las recientes medidas del "Plan de mitigación" en el lago San Roque. Municipalidad de Carlos PAz

En el lago San Roque

De acuerdo a las muestras receptadas por el Instituto de Virología “José María Vanella”, sobre las aguas superficiales del embalse San Roque, se explicó que “no registran por el momento presencia del SARS CoV-2″. En este sentido, del estudio presentado y difundido en las últimas horas por el Gobierno de la Ciudad, se extrae: “Desde octubre del 2020 se llevan adelante muestreos mensuales para la detección de genoma de SARS CoV-2 en las aguas del embalse San Roque. A la fecha, la totalidad de las muestras ensayadas son negativas”.

Cabe destacar que el equipo del Instituto de Virología Vanella, perteneciente a la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba, lleva adelante un monitoreo ambiental para la detección del coronavirus en la red de cloacal de la ciudad de Córdoba y algunas localidades de Punilla. Un estudio se suma a numerosas investigaciones que se realizan en todo el mundo, con el objetivo de ir evaluando el comportamiento de los nuevos virus y anticipar diferentes estrategias para abordar la pandemia.

En qué consiste

Se trata de la toma de muestras y análisis de aguas residuales crudas del conducto de la red cloacal que ingresa a la planta depuradora de aguas cloacales “Bajo Grande” de la ciudad de Córdoba, también la planta depuradora de aguas cloacales de Villa Carlos Paz y la Planta depuradora de aguas cloacales de la Falda que procesa aguas residuales de dicha localidad, Huerta Grande y Villa Giardino.

Por su parte, el equipo de Gobierno interiorizó a las representantes de la entidad sobre las acciones que se realizan desde el 2011 para el cuidado del ambiente, el saneamiento y la mitigación del lago San Roque. Además, se establecieron lazos de colaboración entre el Gobierno de la Ciudad y el Instituto Vanella, acordando estrategias para aplicar a las zonas de uso recreativo de la cuenca, y que refuerzan las mediciones y monitores periódicos que realiza el municipio sobre los cursos de agua y el embalse, junto al INA CIRSA.