Mediante un trabajo en conjunto entre efectivos policiales y personal de Inspectoría Municipal, el pasado viernes por la tarde procedieron al control de una fiesta realizada en un conocido sitio con pileta y bar, ubicado en la intersección de las calles Lope de Vega y Av. San Martín de Villa Carlos Paz

Según informaron fuentes oficiales, se trató de un encuentro “con mucha asistencia de personas, las cuales no respetaban el distanciamiento social y el cumplimiento del protocolo impuesto por el COE (Centro de Operaciones de Emergencia)”, señalaron desde la Unidad Regional Departamental Punilla.

Conforme a las medidas de bioseguridad exigidas en el marco de este actual contexto de pandemia de coronavirus, es que los efectivos municipales procedieron al cese de la actividad mediante el desalojo del lugar y a la posterior clausura de la pileta y bar, ya que según comunicaron, “no contaban con la habilitación correspondiente para realizarla”.

Por último, y luego de colaborar con personal municipal pasadas las 18 horas del 1° de enero, desde la Policía local indicaron que el procedimiento fue puesto en conocimiento ante la Fiscalía de Turno de Villa Carlos Paz.

Cosquín

En horas de la madrugada de ese mismo viernes pero en el barrio San José Obrero de la ciudad de Cosquín, efectivos policiales desarticularon una mega fiesta con “aproximadamente unas 600 personas” -indicaron fuentes oficiales-, quienes se encontraban al aire libre “consumiendo bebidas alcohólicas, bailando y con la música a alta intensidad”, señalaron.

El evento habría sido convocado a través de las redes sociales y llevado a cabo en la vivienda de una mujer de 22 y un hombre de 24 años, identificados por los policías actuantes, y así como el encuentro desarmado en Carlos Paz, el procedimiento fue entregado a la Fiscalía de Cosquín a cargo de la Dra. Paula Kelm.

Foto de portada: imagen ilustrativa.