La postal que ofreció anoche el centro de la ciudad se repitió en todo el país: festejos en las calles y alegría popular liberada después del partido en el que el seleccionado argentino se impuso 1-0 sobre Brasil con un golazo de Ángel Di María.

Camisetas y banderas argentinas tiñeron de celeste y blanco el centro de Carlos Paz y “Brasil decime que se siente…” fue el canto que más se escuchó. Nada pudo detener las ganas de festejar, es que desde la Copa América 1993 el seleccionado no ganaba ningún título y todos esos sentimientos contenidos tantos, años afloraron anoche.