El relato en primera persona de dos mujeres molestas y afectadas tras ser atendidas por el servicio odontológico público en Carlos Paz.


Verónica Tondo es una mujer domiciliada en Villa Carlos Paz y que este lunes acudió al servicio municipal de odontología para ser atendida de manera urgente por un intenso dolor en uno de sus dientes, puntualmente, en el Centro Odontológico Las Rosas, ubicado en el barrio Las Rosas de esta ciudad.

Lo cierto es que según nos relató, fue asistida por una de las profesionales pero derivada a uno particular, ya que según le dijeron: “Solamente se realizan extracciones y en caso de tratamiento conducto, lo tendrás que ver de forma particular”, nos contó Verónica, quien acudió a VíaCarlosPaz para expresar su malestar y descontento ante la situación.

Además, nos comentó que está desempleada y que no cuenta con una obra social: “¡Cómo es posible que los dentistas municipales no atiendan a quienes más lo necesitamos! ¿Pero si tenés plata te atienden en un particular?”, se queja angustiada y padeciendo de un dolor permanente pese a que comenzó a tomar la medicación sugerida por la profesional municipal.

Centro Odontológico barrio Las Rosas.

“Estoy con una infección en un diente y fui para hacerme atender porque entiendo que sólo atienden emergencias. Y pensé que evaluando mi caso me iban a dar un turno para que me hagan el tratamiento conducto (..) Pero me dieron a que tome una medicación porque no te pueden tocar la boca hasta que no se te vaya el dolor. Y fue entonces que me dijeron: ‘No nos dieron permiso para atender, sólo en caso de que te tengas que hacer una extracción’, ​me dijo la doctora, explicándome que debía tomar la medicación pero que no me podían hacer el tratamiento”, continúa Verónica.

Pero lo que más me molestó de todo esto es que me enviaran a un particular. La verdad que estoy desempleada y si estuviera empleada, ni me gasto en ir al Municipio y utilizaría mi obra social. O sea que el que no tiene plata, no se puede arreglar el diente“.

¿La solución que le ofrecieron? “Es que me vaya, que saque plata de donde no tengo y pague un particular”, sintetiza Tondo, quien además cuestiona la falta de atención municipal en prácticas odontológicas necesarias para la salud.

La odontóloga que me atendió es Gianella Bollaro y que en definitiva sólo me recetó un medicamento carísimo y luego me sugirió que vaya con un particular (…) No tengo nada en contra de esta chica (…) Sino que me parece importante que la gente lo vea y que si se suman otros testimonios, que se pongan las pilas y digan ‘tienen razón’“, completa Verónica Tondo, en un diálogo telefónico con este medio.

Otro caso. Otra situación

Llamativamente, a este testimonio se le suma el de una joven de 27 años, también vecina de esta ciudad y cuyas iniciales son M. S., quien también nos aportó su mala experiencia con la misma área de salud y en el mismo centro sanitario.

Lo cierto es que M. -quien prefiere preservar su identidad- gastó más de 5mil pesos en solucionar el grave problema que le quedó tras la extracción de una muela de juicio.

“Tuve osteítis alveolar seca -una enfermedad dental dolorosa que se produce después de la extracción de un diente definitivo-. Y en las dos oportunidades que fui para que me revisaran por el espantoso dolor que tenía, me dijeron que no tenía nada. Luego de eso terminé pagando una particular. En total me pusieron cinco inyecciones, la última fue penicilina que fue lo que finalmente me calmó y me mejoró. Estuve 10 días sin siquiera poder tomar agua“, detalla brevemente el calvario de esta joven carlospacense tras la atención odontológica recibida en el centro municipal.

Certificado emitido por la profesional. (Foto: gentileza de la joven damnificada).

“Lo que más bronca me dio es que en el centro odontológico me decían que estaba todo bien, que formaba parte del proceso. Cuando en realidad, y luego de abonar una consulta particular, la profesional me dijo que si no me atendía a tiempo, las consecuencias podrían haber sido muy severas“, explicó.

“Quiero que se sepa para que no se repita. Para que la gente esté atenta y para que modifiquen el sistema de atención. Sino, ¿qué hubiese ocurrido con alguien sin recursos? Estaría bueno que no le vuelva a pasar a nadie más”, concluye M. S., quien además nos presentó diferentes pruebas, como receta con firmas, el pago de la consulta, las inyecciones colocadas. Todo, para que se visibilice una situación que según la última profesional que la atendió, “pudo haber sido evitada”.

Foto de portada: imagen ilustrativa.




Comentarios