"Se ha incrementado la actividad en la cocina", nos aporta y analiza la Lic. Rosana Stipisich. En la nota, algunos tips a tener en cuenta.


El aislamiento social repentino, el estado de alerta constante ante una crisis sanitaria inusual e histórica a nivel mundial, sumado a cambios abruptos e inesperados dentro del plano laboral, afectivo, y con una reestructuración familiar en muchos aspectos, trajo aparejado nuevos hábitos, entre otros: nuevas formas de alimentarse.

Y claro, ¡Carlos Paz no es la excepción! En diálogo con Rosana Stipisich, Licenciada en Nutrición MP 1113, nos aseguró que el alimento que más consume el carlospacense en estos últimos 50 días de aislamiento, es “todo lo que sea dulce como postres, golosinas y sobre todo, el chocolate, porque ante una situación emocional, la compensación suele venir con la comida” dice Stipisich.

Licenciada en Nutrición, Rosana Stipisich.

Quien además nos cuenta que en cuanto a consultas, sus pacientes en su mayoría son mujeres de mediana edad quienes mediante videollamadas evacuan sus dudas en cuanto a cómo hacer para diagramar sus jornadas y no caer en malos hábitos alimenticios.

Las comidas y la balanza, la ecuación de los últimos tiempos. (Foto: web).

En este sentido, la nutricionista nos aportó los siguientes tips a tener en cuenta:

  • Comer al menos las cuatro comidas principales en tiempo y forma.
  • Descansar las horas necesarias, acostándose y levantándose en horarios prudentes.
  • No “picotear”, el gran enemigo de la salud alimentaria.
  • Si hacés comidas caseras, intentar que tengan todos los nutrientes que el organismo necesita.
  • Prestar atención con los insumos y alimentos con exceso de hidrato de carbono.
  • Intentar volver a los horarios “normales”.
  • Que la conducta alimentaria sea para todo el grupo familiar por igual.
  • Al menos dos o tres veces a la semana, una mínima actividad física y/o de relajación.

La lista podría seguir, pero Stipisich también nos aclara que el contexto que estamos viviendo es “verdaderamente excepcional” y que no suele ocurrir que toda la familia esté permanentemente en la casa, lo que conlleva a hacerse de nuevas herramientas para solventar el costo alimentario diario.

Nuevos hábitos y conductas alimenticias en cada una de las mesas familiares. (Foto: imagen ilustrativa / web).

“Se ha incrementado la actividad en la cocina y creo que todo lo que está pasando en cuanto a las conductas alimenticias, tiene que ver con la parte psicológica, el miedo, la incertidumbre, este temor a que no sabemos qué va a pasar, no sólo de enfermarnos sino el temor a lo económico; el aislamiento, el no poder salir a caminar y hacer actividad física; en ciertos casos también el aburrimiento, y sobre todo las mujeres, están cocinando más, haciendo menús que a lo mejor antes no hacían en casa porque el ritmo de vida de todo el grupo familiar era otro”, analiza la Licenciada Rosana Stipisich quien recién esta semana reabrió las puertas de su consultorio en Carlos Paz.

VíaCarlosPaz, a través de un breve sondeo por ciudadanos de la villa, determinó la siguente lista de alimentos que más se consume y que coincide con el aportado por la profesional consultada:

  • Chocolates (en todas sus formas y tamaños).
  • Dulces (caramelos, chupetines, pastillas soborizadas).
  • Postres y alimentos caseros para la merienda (pan casero, bizcochuelos, budines, tortas fritas, arroz con leche, flanes, etc).
  • Comidas elaboradas alta en calorías.
  • Comidas rápidas por delivery.



Comentarios