A través de la campaña carlospacense "Volvamos al Origen", la Consultora y Coaching de Negocios, Sandra Molina, nos ofrece una serie de conceptos y sugerencias.


El contexto de pandemia a la que nos encontramos inmersos implica un sin fin de hábitos, conductas, labores, y una reestructuración en cada uno de los ámbitos y sectores que incluso, hasta ni imaginamos que repercute y de manera directa.

En este sentido, la Consultora Empresarial Sandra Molina, quien es Licenciada en Administración de Empresas – Coach Ontológico Profesional, y a través de la Campaña carlospacense “Volvamos al Origen”, nos ofrece una serie de conceptos y sugerencias en torno a uno de los sectores que hoy por hoy, se encuentra mayormente vulnerable en torno al actual estadio de aislamiento obligatorio y en medio de una incertidumbre económica -financiera que lo ubica en un alerta preocupante.

Lic. Administración de Empresas – Coach Ontológico Profesional – Practitionesr PNL – PMB, Sandra Molina.

Al respecto, Sandra Molina, nos brinda una serie de ítems a tomar en cuenta:

  • Entender que ante una pandemia nada volverá a la normalidad (por lo menos al corto plazo). Nuevas normas comenzarán a regir.
  • Hay que tener presente que los efectos e impactos de la pandemia serán experimentados no únicamente en la economía, sino también nos impactarán como generadores de esa economía. Nota: debemos estar mental y emocionalmente fuertes, estamos cambiando nuestros patrones y hábitos de consumo, creencias, costumbres y actitudes. Nos estamos transformando.
  • Revisar nuestro modelo de negocio “REINVENTARNOS”. La diferencia radicará en cómo se ejerce el liderazgo de la empresa, cuan creativo, eficiente y eficaz se logre ser. Nota: “La inteligencia es aquello que surge cuando no sabemos qué hacer”.
  • Reconocer que nos encontramos ante una serie de oportunidades que antes no teníamos.
  • Teniendo en cuenta que hoy lo online y telefónico se ha vuelto indispensable, es aconsejable imitar posturas de empresas de tecnología ya que han demostrado tener aceitada la comunicación con el afuera (mercado) y el adentro (colaboradores).
  • Las estrategias de adaptación deben enfocarse en la RESILIENCIA e INVESTIGACIÓN a lo que está pasando actualmente. Nota: esto no será fácil; hay que hacer una nueva lectura del entorno, cambiar la forma de tomar decisiones y con ello también la estrategia.
  • Pensar nuestro nuevo plan de negocios (proyecto), en base a esto, podríamos empezar por armar una lista de contactos y/o tareas a realizar, y distribuirla entre los empleados.
  • Tener METAS definidas. Volver a mirar los OBJETIVOS, y no perderlos. Asegurarse, chequear, preguntar, que todos, saben cuáles son los nuevos objetivos en su labor, y ¿qué hace cada uno para lograrlo?.
  • Establecer un formato y ciclo de seguimiento, de lo que se va haciendo y logrando.
  • Centrarnos en ser OFERTAS simples y de gran valor para el cliente (no hagamos más que la competencia, hagamos menos y mejor). Centrarnos en el cliente (hacer lo que nuestro cliente nos pide). Nota: la prioridad se basa en alinear la empresa con las prioridades fidelizando clientes y empleados. Que el cliente, no sea el único q sienta el impacto de la crisis.
  • La inteligencia colectiva; escuchar sugerencias de los empleados, abrirnos a armar un equipo de trabajo con ellos, donde todos podamos aportar e identificar puntos, en pos de esas MEJORAS hacia los clientes.
  • Es indispensable reducir el miedo a través de la comunicación clara, precisa y transparente (aún cuando haya noticias que no sean tan buenas darlas).
  • Transformar los paradigmas que producen miedo, es decir, reemplazo una manera de pensar por otra. Nota: el paradigma, en el miedo, es la creencia generalizada, de que las personas NO tienen control, sobre lo que les sucede.
  • Es importante trabajar dentro de tu círculo de influencia y no dentro de tu círculo de preocupación (familia, trabajo, deudas, gobierno, el mundo entero y hasta los extraterrestres que pasaron por acá), esto nos implica que nos ponemos PASIVOS, REACTIVOS, VICTIMAS, NO RESOLUTIVOS. Nota: siempre existen situaciones sobre las cuales NO tenemos el control real, y otras que si podemos hacer algo; identificarlas y llevarlas al círculo de influencia. El truco consiste en CAMBIAR el modo de pensar, del círculo de preocupación y llevarlo al de Influencia; esto nos hace ser proactivos, nos hacemos cargo de lo que vemos, de los próximos pasos, uso el ingenio propio, la innovación, y sigo liderando la iniciativa.
  • Enfocarse en lo PREDECIBLE. Cuando vemos que el problema está afuera, en realidad, el pensamiento en sí, es el problema. Modifícalo. Nota: el paradigma es de afuera hacia adentro, el enfoque PROACTIVO, es de adentro hacia afuera.
  • Proyectar los flujos de caja.
  • Analizar los gastos y tratar de reducirlos o aplazarlos.
  • Ponernos en la peor situación.
  • Recordar los inicios: volver al máximo control y volver a aplicar los trucos o estrategias de aquella época, claro que, reinventadas a lo actual.
  • Renegociar con los proveedores (de esto salimos todos juntos, todos debemos hacer un esfuerzo). 
  • Gestionar con cuidado el riesgo de crédito comercial. Nota: el gobierno lanzo créditos para el pago de salarios de Pymes con una tasa anual del 24% pagadero en 12 cuotas, (se comienza a pagar 3 meses posteriores a la fecha de otorgación). La garantía del crédito la da el Estado mismo, y se otorgan en Bancos Públicos o Privados.
  • La medida más dolorosa: reducción de personal. Debe ser el último gasto que nos planteemos recortar.
  • Estar atentos e interiorizarse sobre las medidas que lanza el gobierno para Pymes y/o empresas. Nota: podes buscarlas en Internet, actualmente son varias, entre ellas: Prórroga de moratoria Pyme registro Pyme/ Suspensión temporaria del corte de servicios por falta de pago/ suspensión del cierre de Cuentas Bancarias, entre varias otras.

Desde España, lugar en donde Sandra Molina reside desde hace un año y medio, nos ofreció esta lista de conceptos y sugerencias con el fin de colaborar con eso a que ella misma denomina como “reinventarse”, ante una pandemia que “no entiende de merado”.




Comentarios