Cande Panadero recorre el mundo. Viaja a dedo. Es mujer. Orgullosa y luchadora. Entrá y conocé más acerca de esta joven peregrina.


“Lo repito cuantas veces haga falta: señoras y señores, este rubro también es para mujeres”. “Sí, soy mujer y viajo”, subraya el género e invita a la aventura la joven Candelaria Panadero, oriunda de Carlos Paz y hoy ciudadana sin fronteras.

Cande Panadero recorriendo el mundo

“Viajo. En pareja, con amigas, sola, pero lo importante es que viajo. Y lo repito cuantas veces haga falta: señoras y señores, este rubro también es para mujeres”, publicó la aventurera en redes sociales y medios gráficos cordobeses.

Cande Panadero recorriendo el mundo

Candelaria detalla a manera de ejemplo algunas de sus aventuras por Cuba, Colombia, Alaska y Polonia, trazando paralelismos y dificultades sorteadas en la construcción de su propio destino de aventurera.

Cande Panadero recorriendo el mundo

“Somos ilimitadas. No importa cómo se viaje, el mundo nos espera. Está listo para enseñarnos y para aprender de nosotras”, pregona esta mujer de 26 años.

Cande Panadero recorriendo el mundo

También podría haber contado alguna anécdota de su paso por Ciudad de México, Londres, Alemania, por España o por Guayana Francesa, y así podríamos seguir enumerando destinos que la han abrazado y cobijado.

Cande Panadero recorriendo el mundo

“Si sos mujer y querés viajar, anímate. El mundo está ahí, esperando por vos. Y, si te cruzás a una ya en camino, dale una palmada en la espalda y evitá comentarios amarillistas como ‘cuidate, el mundo es peligroso’, ‘no viajes sola’ o ‘¿una mujer en ese lugar? Imposible’. (…) A la vuelta de mi casa, lamentablemente, también pasan cosas y no por ello dejo de ir a comprar el pan a la esquina. Ni pienso dejar de hacerlo.” Parece mentira que Candelaria Panadero sea una joven de tan solo 26 años, nacida y criada en Carlos Paz. Parece que fue en otro siglo aquel viaje iniciático que hizo con unas amigas hacia México. Hoy sigue sumando kilómetros recorridos y acaso en este momento esté decidiendo hacia dónde viajar.

Cande Panadero recorriendo el mundo

Mientras tanto el tiempo sigue transcurriendo. Es inevitable pensar que acaso haya sido una niña cuando empezó a formatear la idea de conocer el mundo de una manera tan antigua como vigente: haciendo dedo.




Comentarios