El sector foresto- industrial argentino genera exportaciones por US$550 millones, 100.000 empleos directos y 100.000 empleos indirectos, 4% del valor agregado industrial. Lo conforman alrededor de 6.000 empresas, pymes en su mayoría, de distinto grado de transformación de la madera.

Respecto a celulosa y papel

Existe un alto potencial de crecimiento por la ventaja comparativa que representa la disponibilidad forestal en la región mesopotámica, en general se nutren de pino y eucalipto. Este sector brinda una oportunidad de atraer inversiones, donde cabría la posibilidad de instalar 2 o 3 plantas adicionales para el procesado. Esto permitiría exportar y/o sustituir importaciones, cambiando la balanza comercial de negativa a positiva.

El sector de madera aserrada

Tiene inconvenientes ya que se maneja con tecnología desactualizada, lo que genera problemas de competitividad y productividad. El secado de la madera es un cuello de botella. Hay preocupación en el sector privado por fijación de precios mínimos de rollizos, de raleos y chips, reduciendo la demanda a productores e industriales independientes, afectando su rentabilidad, y generando un desbalance competitivo entre provincias. En los últimos tiempos se ha producido un buen nivel de exportaciones, rollos y madera aserrada por buenos precios internacionales. Esto trajo problemas de provisión al mercado interno.

Fábrica de madera

En cuanto a los Tableros compensados, se utilizan en la industria de la construcción (encofrados), construcción de viviendas de madera, muebles y revestimientos. Hay siete fábricas en el país, de las cuales cinco representan el 95% de la producción, y no llegan a cubrir la demanda del mercado. En el último año, la evolución de precios estuvo levemente por encima de la inflación. Hay inversión, sobre todo en secado, que es el cuello de botella, calderas y prensas. La producción actual está en los 16.000m3/mes, si continúa la tendencia pueden llegar a 25.000-28.000m3/mes. Estos productos cuentan con un Reglamento Técnico que regula su comercialización.

Con respecto a Tableros de partículas y fibras, el sector tiene un buen nivel de actividad (5% por encima que la de la prepandemia), tuvo una gran recuperación del primer semestre 2020. El 90% de la producción queda en el mercado local. El nivel de empleo es alto, se ampliaron turnos de producción. Hay abastecimiento correcto en madera.

Se destaca la performance de la melamina: cada vez mayor aceptación, por el público y los profesionales del diseño y la arquitectura. Nuevos diseños, nuevos usos en mobiliario para distintos sectores del hogar, revestimiento. El ciclo de vida de los muebles es cada vez más corto, traccionando la renovación y mayor demanda de tableros. Estos productos también cuentan con un Reglamento Técnico que regula su comercialización.