Los tres principales cítricos -naranjas, mandarinas y limones- superaron los volúmenes de exportación del año pasado, así como el promedio de los últimos cinco años. El mayor incremento se produjo en mandarinas (54%), mientras que el incremento de naranjas y limones fue menor (8% y 3%, respectivamente), detalla el informe.

Cabe señalar que la recuperación se produjo a pesar de las nuevas y estrictas disposiciones impuestas a principios de año por la Unión Europea, luego del conflicto fitosanitario del año pasado. A partir de mayo, se permitió la entrada de cítricos argentinos a la UE. Durante las primeras semanas, el volumen enviado a este destino fue pequeño debido a la dificultad de implementar los nuevos requisitos. Algunos exportadores incluso no cumplieron con las complejas disposiciones y dejaron de enviar sus cítricos a ese destino. Pero los menores envíos a la UE se vieron compensados por mayores envíos a otros destinos, como América del Norte y el Lejano Oriente.

De hecho, Argentina envió volúmenes muy importantes a EE. UU. Y duplicó el volumen enviado el año anterior. Como resultado, este mercado se convirtió por primera vez en el primer comprador de limones argentinos, salvando gran parte de la temporada argentina, ya que los volúmenes enviados a Europa y Rusia fueron menores de lo habitual.

Exportación de cítricos

También hubo un aumento de los envíos al Lejano Oriente; especialmente a China, aunque el aumento de los envíos fue mucho más moderado que en EE. UU. La UE tenía una participación del 45%, Estados Unidos una participación del 31%; Europa del Este, 18%; Asia, 4% y resto de países, 1%.

Todo ello a pesar de la fuerte competencia de otros países del sur. Sudáfrica y Perú, se establecieron nuevos récords de exportación participando en los mercados del hemisferio norte con sus cítricos.

Esto se vio agravado durante la actual campaña por los problemas logísticos del transporte marítimo, que provocaron muchos retrasos. Como resultado de estos problemas, como es el tiempo de tránsito que aumentó de una a tres semanas que si bien altero los planes iniciales gran parte de los envíos llegaron a destino.