La urea no ha sido siempre la fuente primaria de nitrógeno

La urea fue sintetizada por primera vez por el químico alemán Friedrich Wöhler en 1828. Antes de esa fecha, las fuentes orgánicas de nitrógeno como la orina, el estiércol y el compost eran las únicas materias primas para suministrar este importante macronutriente al suelo.

Otros compuestos químicos se han utilizado como fertilizantes populares durante el último siglo. El nitrato de amonio (NH4NO3), es uno de tales compuestos y tiene una graduación NPK de 34-0-0. La urea tiene un grado NPK de 46-0-0. El noventa por ciento de la urea sintética producida es para fertilizantes.

Las impurezas y el uso inadecuado de fertilizantes a base de urea pueden dañar las plantas

Una impureza común en los fertilizantes de urea es el biuret (C2H5N3O2), que puede descomponerse en el suelo, pero lo hace durante un largo período de tiempo y es fitotóxico.

Al igual que con cualquier fuente de nitrógeno, la urea misma puede dañar las plantas: el nitrógeno afecta o impide completamente la germinación de las semillas y su exceso puede producir quemaduras en el cultivo.

Fertilización con Urea

Las bacterias del suelo descomponen los fertilizantes de urea

El primer paso para hacer que el nitrógeno de la urea (CH4N2O) esté disponible para las plantas es convertirlo en amoníaco (NH3) o iones amonio (NH4 +) e iones bicarbonato (HCO3-). Las bacterias del suelo que se producen de forma natural denominadas bacterias oxidantes del amoníaco (BOA) – logran esto rápidamente con la enzima ureasa.

A partir de entonces, a través de un proceso llamado nitrificación, el amoníaco se oxida a nitrito. El nitrito se oxida a nitrato por las bacterias oxidantes de nitrito (BON). El amonio y nitrato son las formas de nitrógeno más fácilmente absorbidas por las plantas.

Fertilizantes de urea influyen sobre el pH del suelo

Durante el proceso de nitrificación existe un aumento del número de iones libres de hidrógeno (H +) en el suelo, lo que crea acidez. Además, cuando las plantas absorben iones amonio (NH4 +), también liberan iones hidrógeno en el suelo.

Por lo tanto se debe tener cuidado de neutralizar el exceso de acidez, mediante el uso de compuestos como Carbonato de Calcio Efectivo (CCE).

El buen desarrollo de las plantas depende de la calidad, no de la cantidad

Como se mencionó anteriormente, demasiada urea y por extensión demasiado nitrógeno puede tener un impacto negativo en las plantas. También puede tener un impacto negativo en los ambientes circundantes: el nitrato es muy móvil en el agua y su lixiviación es perjudicial para las vías fluviales.

Por lo tanto, mientras que los fertilizantes de urea son en su conjunto una opción inteligente y económica, se debe tener cuidado en su aplicación con el fin de proporcionar el máximo beneficio a sus cultivos con un impacto mínimo sobre el medio ambiente.

Como decíamos el precio de la Urea ha llegado a un valor muy alto en sus relación de valores versus producciones por lo cual si bien es un elemento necesario para la producción las relaciones históricas costo beneficio están en uno de sus peores estadios, con alguna injerencia china de por medio que nos ha dejado en altos valores para los costos de producción de este fertilizante tan estratégico.