Investigadores de la Universidad de California en San Diego informan en un nuevo estudio una forma de mejorar el monitoreo del agua subterránea mediante el uso de una tecnología de detección remota (conocida como InSAR), junto con los datos del clima y la cobertura del suelo, para cerrar las brechas en la comprensión del agua subterránea sostenible en Valle de San Joaquín de California.

Su trabajo podría ser revolucionario para la gestión del uso del agua subterránea en las regiones agrícolas de todo el mundo, ya que el monitoreo y la gestión del agua subterránea han sido notoriamente difíciles de realizar debido a la falta de datos confiables.

Sequía.

El InSAR (radar interferométrico de apertura sintética) basado en satélites se utiliza para hacer mapas de alta resolución del movimiento de la superficie terrestre en el espacio y el tiempo, incluida la medición del hundimiento. El hundimiento puede ocurrir cuando se extraen grandes cantidades de agua subterránea de los depósitos subterráneos, llamados acuíferos.

El estudio, publicado en la revista Environmental Research Letters, aprovechó la resolución de escala increíblemente fina de InSAR para evaluar los patrones de subsidencia según el tipo de cultivo, revelando resultados sorprendentes. Por ejemplo, a pesar de los informes de alto consumo de agua por los cultivos de frutas y nueces en California, los tipos de cultivos con las mayores tasas de hundimiento y, por asociación, las mayores tasas de uso de agua subterránea, fueron los cultivos extensivos como el maíz y la soja, seguidos de los cultivos de pastos como alfalfa, cultivos de tomates y, por último los cultivos de frutas y nueces como almendras y uvas.

Plantación - Ramiro Bustinza

Debido a que el desplazamiento es una respuesta al cambio de almacenamiento de agua subterránea en ubicaciones con diferente geología, suelos y vegetación, la interpretación de InSAR varía entre ubicaciones, a diferencia de las mediciones satelitales del clima que tienen la misma interpretación en cualquier ubicación. Por lo tanto, InSAR debe combinarse con otras fuentes de datos geofísicos para lograr un conocimiento específico de la ubicación del uso de las aguas subterráneas.

Al combinar InSAR con otros conjuntos de datos de superficie terrestre, incluida la cobertura terrestre, la evapotranspiración potencial (una medida de la demanda de agua de la planta) y la ubicación de las redes de suministro de agua superficial, los investigadores de UC San Diego encontraron que entre 2015 y 2017, el hundimiento se produjo a tasas mucho más altas en tierra cultivada irrigada en comparación con tierra no desarrollada, y en años de superficie seca con limitación de agua en comparación con años húmedos.

Durante el período de estudio, hubo una mediana de 272 milímetros (o 16 pulgadas) de hundimiento total acumulado para cultivos de campo (como maíz y soja), y una tasa de hundimiento de año seco de agua de 131 milímetros (5 pulgadas) por año. Para los cultivos de frutas y nueces (como almendras y uvas) hubo una mediana de 62 milímetros (2,5 pulgadas) de hundimiento total durante el período de estudio, y una tasa de hundimiento de año seco de agua de 31 milímetros (1 pulgada) por año.

El agua subterránea es un recurso fundamental tanto a nivel nacional como mundial, el agua subterránea es una fuente de agua potable para aproximadamente la mitad de la población y constituye la mayor fuente de agua de riego para la agricultura. El riego representa aproximadamente el 70 por ciento del total de las extracciones de agua subterránea en los Estados Unidos, y California tiene las tasas más altas de bombeo de agua subterránea en la nación.

Potencial global para promover el monitoreo y la gestión de las aguas subterráneas

California es un ejemplo de un clima semiárido y dependiente del riego para la agricultura. Los esfuerzos coordinados del equipo de científicos climáticos y geofísicos de UC San Diego para vincular la subsistencia, el uso de agua subterránea y de agua superficial y los datos de producción de cultivos en escalas de tiempo y espacio comparables tienen un enorme potencial para avanzar en el monitoreo y la gestión de aguas subterráneas en regiones agrícolas en otras partes del mundo, dijeron los autores.

En el Valle de San Joaquín durante los años húmedos, los agricultores pueden recibir hasta el 100 por ciento de sus asignaciones de agua superficial, mientras que en años extremadamente secos, es posible que no reciban nada.
Cuando los suministros de agua superficial no están disponibles, los agricultores extraen el agua subterránea.
Por lo tanto, el agua subterránea se ha vuelto cada vez más importante bajo el cambio climático, ya que California y muchas partes del mundo han experimentado escasez de agua superficial. Sin embargo, se produce un bombeo excesivo, incluso en años relativamente húmedos. Y los acuíferos pueden agotarse.

La sequía en Chaco afectó severamente a los agricultores y ganaderos.

En un escenario sumamente complicado tanto pandémico como económico para el primer motor de la economia argentina sale a la luz un reporte que trata de mostrar todas las percepciones del sector, aun a sabiendas que su caracter esencial ha sido respetado por las autoridades actuales lo que le ha permitido seguir trabajando con algunas limitantes a casi todas las producciones , pero con problemas específicos a solucionar como las aduanas interprovinciales o con el tan temido dolar campo, el valor mas bajo de las múltiples presentaciones que caracterizan a la moneda norteamericana en nuestro país.

Fuente: freshplaza.es