La falta de precipitaciones de consideración afecta con dureza a los cultivos implantados en el centro y norte del área agrícola de la Argentina.La producción caerá entre dos y tres millones de toneladas.


Economistas de entidades bursátiles ligadas al comercio de granos estimaron que la merma en la producción de trigo, como consecuencia de la sequía, se ubicará entre u$s 600 millones y u$s 890 millones con respecto a las estimaciones iniciales, y descartaron alcanzar el récord de exportaciones esperado a comienzos de la campaña.

Así lo proyectaron especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) y de la Bolsa de Cereales de Córdoba (Bccba), respecto del impacto del déficit hídrico en los lotes implantados con trigo en el centro y el norte del área agrícola nacional, ya que en algunos sectores van cuatro meses sin precipitaciones significativas.

Para los analistas de la BCR, la brecha entre lo proyectado y la previsión actual rondará los u$s 600 millones, con una caída en la producción estimada de entre 2 y 3 millones de toneladas. La entidad rosarina preveía al principio de la campaña, que comenzó en marzo, una siembra que alcanzaría las 7 millones de hectáreas y una producción récord de más de 21 millones de toneladas.

Cosecha de Trigo.

Pero la falta de lluvias limitó las intenciones de siembra, recortó la superficie implantada a 6,5 millones de hectáreas y complicó el estado de los cultivos con importantes bajas en sus rindes (de 20% a 50% en áreas de la zona núcleo, se calcula), con lo cual la producción triguera se proyecta entre 18 y 19 millones de toneladas.

Al principio de la campaña se estimaban buenos rendimientos en base a los buenos perfiles de agua en los suelos, márgenes positivos y la buena tecnología en la que se iba a invertir, por lo que las expectativas eran buenas. El economista jefe de la Bolsa de Cereales de Córdoba, Gonzalo Augusto, estimó por su parte que las pérdidas serán mayores y las ubicó en un rango que va de u$s 730 millones a u$s 890 millones.

Trigo en zona NOA.

“Con una producción estimada de entre 22 y 23 millones de toneladas preveíamos un valor bruto de u$s 4.900 millones en la cosecha, ahora se están esperando entre 18 y 19 millones, lo que nos daría un estimativo en torno a los u$s 4.000 millones. Entonces, dependiendo de cómo termine la producción, las pérdidas se ubicarán en ese rango”, explicó Augusto a Télam.




Comentarios