Desde las ocho de la mañana de este lunes, el Sindicato Petrolero y Gas Privado de Santa Cruz realizó un paro de actividades en yacimientos operados por YPF, bajo la modalidad de “retención de servicios”.

La medida de fuerza, de acuerdo a lo manifestado por el secretario general Claudio Vidal, es para exigir mayor presupuesto para operaciones y menos ajuste.

El líder del gremio sostuvo que “en este extenso periodo de pandemia que motivó la recesión muchas actividades productivas, el gremio hizo un gran esfuerzo colaborado con controles sanitarios, trabajando con los COE de cada localidad y aportando test de PCR para protegerla salud de trabajadores y vecinos en general”, por lo cual estuvo constantemente “defendiendo una industria que es importante para nosotros y para la Provincia”.

Sin embargo, resaltó, todo se torna más difícil “cuando las operadoras aprueban presupuestos inferiores a años anteriores, porque con esto viene colgado de un ajuste que rápidamente se ve reflejado en los yacimientos con paralización de equipos y despidos por reducción de contratos”.

Secretario General del Sindicato Petrolero y Gas Privado de Santa CruzVia Caleta Olivia

En ese sentido manifestó que “YPF tiene una deuda importantísima con lo santacruceños” ya que durante la presidencia de Mauricio Macri la operadora llevó a cabo un fuerte ajuste “y a nosotros por ser santacruceños nos castigaron”.

Nos bajaron equipos de perforación, de terminación. depulling y se puso en práctica el ajuste y la flexibilizando convenios, algo que debería terminar con un nuevo gobierno”, resaltó..

“De todos esto dialogamos todo el año pasado y presentamos propuestas y acuerdos para mantener la industria y los empleos, pero el nuevo presupuesto no tiene en cuenta la deuda histórica que tiene la operadora con los trabajadores santacruceños, siendo además notable la caída de producción, las reservas y la baja de actividades”, puntualizó.

Finamente indicó que lamentablemente, al no tener respuesta a los reclamos, el gremio decidió lanzar una medida de fuerza, lo cual no implica que el diálogo con la operadora esté cortado.