Desde el 17 de marzo del año pasado, los jardines maternales bajaron las persianas y cerraron dado a la situación de la pandemia del COVID19.

Evangelina Fernández, propietaria del jardín maternal “Garabatos”, habló con ElCaletense.com sobre la situación actual de los jardines maternales privados de Caleta Olivia.

“Estuvimos todo ese tiempo negociando, soportando y reinventándonos, este año estamos con muchas expectativas de que nuestras autoridades locales, más allá del Consejo Provincial de Educación, nos pueden recibir y percibir las intenciones que tenemos. Tenemos todo bastante armado, viendo los riesgos y con un gran acompañamiento de las familias, comentó Evangelina.

Según recuerda, hasta abril del año pasado tenían un registro de 9 jardines maternales privados, de los cuales en un primer momento se los convocó y hubo 2 que, por diferentes motivos, decidieron no participar y quedaron 7 en un grupo que luego se hizo provincial. De esos siete hoy estamos en comunicación 3 que firmamos un comunicado y los otros 4 jardincitos cerraron”.

“Son colegas que cerraron y vendieron sus pertenencias porque no podían seguir sosteniendo el alquiler ni nada. En esto ha quedado gente sin percibir ese sueldo. Y en el caso de los otros tres jardines que estamos intentando resurgir también estamos tambaleando, hoy no nos podemos garantizar a nuestras empleadas o ex empleadas el servicio de un sueldo”, explicó.

Evangelina Fernández, propietaria del jardín maternal "Garabatos"El caletense

Evangelina Fernández de “Garabatos”, Paula Murrie de “Había una vez” y Nancy Paredes de “Chispitas” son las propietarias de jardines que unieron fuerza y piden que les permitan abrir. Realizaron un comunicado para las familias que buscan sus servicios.

Hace poco tuvieron una reunión virtual entre propietarios de Caleta Olivia, Pico Truncado, Río Gallegos y Las Heras, y acordaron la posibilidad de que el Consejo Provincial de Educación los reciba y les acepte la propuesta que tienen. Tratan de ver si los pueden habilitar antes de que comience el ciclo lectivo en Santa Cruz.

“A nosotros no nos regula el Consejo, nos regula el área de comercio del municipio y hoy nuestro referente es el COE. En función de todas las actividades que se abrieron, queremos ver la posibilidad de adelantarnos al periodo escolar”.

En relación al COE, Evangelina manifestó: “Yo les diría que con toda la responsabilidad y todos los años de experiencia, que nos dejen probar porque el compromiso lo tendremos nosotros con los padres que son quienes asumen el primer compromiso de sacar a su hijo de las casas y llevarlos a otro lugar. Tenemos muchas expectativas y muchas cuestiones estudiadas, porque somos una red federal ya, qué tenemos contacto con colegas del país”.

“No podemos creer año que pasamos, pero este año por lo menos no queremos desaparecer. Pedimos que nos escuchen de nuevo, tenemos criterios unificados estamos dispuestos a sentarnos con ellos y afinar los criterios para conseguir las aperturas”, añadió.

Por otro lado, se refirió al protocolo que presentaron, del cual hicieron mucho hincapié en los cuidados al momento del ingreso, delimitando los ingresos y egresos de la puerta y con varias medidas para evitar los contagios.

“Los horarios serían reducidos para que haya más circulación de aire, ventilación y limpieza, y el servicio de jardín maternal pasaría a ser como una especie de taller”.

Además, en el establecimiento tenían un equipo de empleados de hasta 6 personas (que es la cantidad que se suele contratar en cada jardín) y que en la actualidad no tienen empleo y están a la espera de una solución.

Al ser consultada sobre si estás personas cobran algo, Evangelina dio a conocer que cada empresa hace sus arreglos con los empleados y que han recibido alguna ayuda por parte de provincia.