El pasado domingo por la tarde, sobre la colectora de la avenida General Paz, en el cruce con la avenida San Martín, a la altura de Villa Madero, un chofer de la Línea 28 debió pedir la intervención de la fuerza pública ante un insólito hecho que tuvo lugar a bordo del transporte.

//Mirá también: El Presidente pidió “entender la gravedad de la pandemia”

Todo comenzó cuando Braian Eduardo Aguirre, de 31 años, subió a la unidad sin barbijo. “Ponete el tapabocas, campeón”, le pidió el chofer en reiteradas ocasiones.

El “rebelde” alegaba que el uso del tapabocas es “inconstitucional” y que hace daño, y aseguraba tener documentación que le permitía circular sin barbijo.

Ante esta situación, el conductor –que grabó todo con su celular- debió pedir ayuda a los efectivos de la Policía de la Ciudad que estaban en la calle.

“Hace mal (usar el barbijo), a usted también, no es que a mí solo, lo que pasa es que mira mucho noticiero y le hace mal”, insistía el hombre, esta vez, ya hablando con el agente que le pedía que descienda.

//Mirá también: El PAMI comenzó a vacunar en la ciudad de Buenos Aires

En tanto, Aguirre buscaba en su celular el supuesto “papel legal” que lo inhibía de usar barbijo. A su vez, el efectivo le manifestó con firmeza: “No hay ningún documento que te habilite”. Y agregó: “La Ley dice que vos tenés que usar barbijo”.

El chofer aseguraba que llevaban 10 minutos de atraso porque el hombre no quería cumplir con las normas obligatorias, y vigentes hace ya más de un año.

Cuando finalmente accedió a bajarse, se paró frente a la unidad y le sacó fotos con su celular. Pese a su insistencia, fue notificado de la infracción a la Ley sobre la “prevención de enfermedades transmisibles”. Como souvenir del intenso momento, se llevó un barbijo descartable, provisto por los propios policías.