En medio de la flexibilización de las restricciones que corrían por la pandemia, el presidente Alberto Fernández encabezó este jueves un acto que congregó a la militancia del Frente de Todos en el estadio de Chicago. Sin embargo, en las postales que dejó el encuentro, se pudo observar cómo los asistentes quedaron amontonados y sin distancia social.

//Mirá también: Alberto Fernández encabezará este jueves un masivo acto con movilizaciones sociales

En ese sentido, y después de que el mismo Gobierno estableciera aun aforo del 50% para el público presente en los estadios, la fiscal Celsa Ramírez, a cargo de la fiscalía especializada en eventos masivos en la Ciudad de Buenos Aires, anunció que investigaría de oficio el cumplimiento del aforo permitido en el acto.

Horas más tarde, la Justicia confirmó que, además del aforo excedido, el acto del Presidente no tenía el permiso habilitante.

El presidente Alberto Fernández participa de un acto en Nueva Chicago (Foto: Clarín)

En un comunicado difundido por el Ministerio Público Fiscal en primera instancia, se detalló: “Cabe destacar que según el decreto presidencial, el aforo permitido en estadios es del 50% y que los presidentes de las comisiones directivas de los clubes River y Vélez recibieron imputaciones luego de los partidos disputados el último fin de semana”.

Y agrega: “Los artículos que se investigan son el 205 y 239 del Código Penal, relativos a la violación de medidas contra las pandemias y resistencia a la autoridad, respectivamente”.

//Mirá también: Tras su encuentro con Alberto Fernández, L-Gante respondió a las críticas: “Porque tengo el privilegio y porque se me da la gana”

Después de que la fiscal Ramirez iniciara la investigación de oficio, fue luego el Juez Alejandro Buján quien firmó finalmente la clausura, según informó Clarín.

En el marco de la campaña que inició el Frente de Todos para tratar de evitar una derrota en las elecciones legislativas, Fernández fue el encargado de cerrar el plenario nacional de la militancia, que se realizó en el estadio del Club Atlético Nueva Chicago, bajo la consigna “Por la Unidad y la Victoria”. Se estima que asistieron cerca de 40.000 personas.