La menor, que reside en el barrio porteño de Caballito, cruzó mensajes con un empleado del comercio y su padre lo denunció en las redes sociales.


En las últimas horas se conoció que una menor de 14 años fue acosada vía WhatsApp por un empleado de una reconocida heladería ubicada en el barrio porteño de Caballito, luego de que ella hiciera un pedido por delivery. 

Según trascendió, la familia de la niña no tiene teléfono fijo en su vivienda, motivo por el cual ella utilizó su celular para encargar a la heladería “Freeport”. Ya realizado el pedido, dejó su número registrado ante cualquier inconveniente con la entrega.

Advertido de la situación, el padre de la chica tomó el teléfono y se hizo pasar por ella para continuar la conversación con el delivery. A pesar de que el padre de la víctima (en el rol de su hija) sostuvo siempre que tenía 14 años, al empleado de la heladería -que tendría unos 30- no le importó mucho. 

Un empleado de una heladería de Caballito acosó a una menor por WhatsApp.

“Mi hija llamó por teléfono y cómo no tenemos fijo dejó su celular a la heladería. Y al rato de recibir el helado, un empleado de la heladería empezó a escribirle por WhatsApp. Primero le preguntó si le había gustado el helado, y después le empezó a sacar charla y le dijo hermosa“, relató el padre, Elio Puntieri, en diálogo con Telefé Noticias

Y al respecto del episodio, agregó: “Cuando la charla se empieza a tornar rara, mi hija me da el teléfono y yo sigo la conversación. Quería ver hasta donde llegaba. Cuándo le dije que tenía 14 años pensé que iba a cortarla, pero siguió chateando“.

Consciente de que estaba hablando con una menor de edad, el hombre del delivery le consultó por la que sería su fiesta de 15, le contó cosas personales y hasta la indgaó para saber si estaba acostada.

Con el enojo mediante por la perversión exhibida por el empleado del comercio, Elio se dirigió hasta el lugar para buscar al acosador. “Pregunté quién era la persona y le grité de todo. Empezó a pedirme perdón y le dije que lo iba a denunciar”, contó el padre de la niña. 

Mientras que los propietarios del local tomaron cartas en el asunto y desvincularon al empleado, el padre de la nena efectuó la denuncia por mail en el Ministerio Público Fiscal. “Una vez que lo subí a Twitter, algunas chicas me escribieron diciendo que les había pasado lo mismo con la misma persona, de esa misma sucursal”, reveló Puntieri. 

Asimismo, el padre de la menor también contó que, una vez enterados del caso, se comunicaron con él desde la heladería, pidieron disculpas y le confirmaron que el hombre había sido despedido.






Comentarios