El fiscal Gustavo Carracedo y diversos expertos de Policía Científica realizaron este jueves una serie de peritajes en el barrio de la localidad bonaerense de San Miguel, donde hace una semana fue hallada asesinada Sheila Ayala, según informaron fuentes judiciales y policiales.

Las tareas comenzaron a partir de las 10 en el barrio Campo Tupasy, ubicado en la intersección de las calles Salguero y Aristóbulo del Valle, donde hubo presencia de peritos, policías de diversas dependencias y funcionarios judiciales vinculados a la causa.

El objetivo del titular de fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 20 de Malvinas Argentinas es poder confirmar si la casa de los tíos detenidos, Leonela Ayala y su marido Fabián González Rojas, fue la escena primaria del crimen y si además fue esa vivienda u otro lugar de la misma construcción donde ocultaron el cuerpo por algunas horas o días, antes de descartarlo en el hueco entre dos paredones adentro de una bolsa.

Los peritos hicieron también una serie de planimetrías en el lugar, ya que el fiscal quiere saber, entre otras cosas, cuántos metros de altura hay desde el balcón del segundo piso de la vivienda de los imputados hasta el sitio del hallazgo del cadáver, para confirmar si las fracturas que tenía la niña en sus costillas se pudieron haber producido en esa caída.