Tras siete meses cerrados, este lunes reabrirán algunas salas del Hipódromo de Palermo y del Casino flotante de Puerto Madero.

Según fuentes del sector, la decisión se tomó durante este fin de semana luego de varios diálogos entre las autoridades de Lotería de Buenos Aires (Lotba) y el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós.

Desde el gobierno porteño, según publicó Clarín, explicaron que el protocolo habilita hasta el 30% de capacidad en los salones con ventilación natural y 20% de jugadores en salas cerradas.

"En el marco de las reaperturas de las distintas actividades que se desarrollan en la Ciudad de Buenos Aires, Lotería de la Ciudad autorizó a partir del próximo lunes 16 de noviembre la reapertura limitada de las salas de juego Hipódromo Argentino de Palermo y Casino de Buenos Aires, en concordancia con los protocolos de higiene y seguridad establecidos por el Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires", indica el comunicado difundido por Lotería de la Ciudad.

Vuelven las maquinitas del Hipódromo de Palermo.

"Esta medida constituye una tercera etapa de aperturas graduales del juego en la Ciudad, ya que en el mes de mayo se había autorizado la apertura de las agencias de quiniela y en agosto, la actividad hípica, siempre en estricto cumplimiento de los protocolos establecidos", agrega.

Entre las medidas que se establecieron, los jugadores deberán firmar una declaración jurada de que no están infectados de coronavirus para poder ingresar.

Además, será obligatorio pasar por las alfombras sanitarias dispuestas en estos accesos y habrá un punto de desinfección en cada uno de los accesos. Asimismo, no estará permitida la presencia de personas que permanezcan sin jugar o público en general que no tengan intenciones de jugar.

“Las máquinas se desinfectarán de manera profunda una vez por turno”, indica el protocolo con respecto a las máquinas del Hipódromo. En ese sentido, cuando un cliente termine de jugar, un Auxiliar de Mayordomía efectuará la desinfección del sector incluyendo las partes de contacto general de la máquina.

En tanto, los juegos de paño, como la ruleta o el black Jack, los jugadores y el crupier tendrán que estar separados por un acrílico y en todo momento jugadores y personal del casino tendrán que usar barbijo o tapabocas.