Cristina Lorenzo no quiso tomarse licencia por ser persona de riesgo, y trabajó incansablemente desde el comienzo de la pandemia.


Una enfermera de 62 años murió en el Hospital Central de San Isidro después de meses de trabajar incansablemente en la pandemia. Cristina Lorenzo no quiso dejar de cumplir con su trabajo a pesar de ser grupo de riesgo, y se contagió Covid-19. Tras cuatro días de internación, murió y fue despedida por sus compañeros con mucho dolor.

Se conoció un video del momento de la despedida, cuando un camillero traslada el cajón de Cristina, y un grupo grande de médicos y otros profesionales la despiden con aplausos y palabras de cariño, informó TN.

Era de esas enfermeras que pelean por sus pacientes, porque muchas veces las cosas que se necesitan no llegan en tiempo y forma. Ella conseguía todo lo que se proponía, así era Cristina”, la recordó en una carta Horacio Escobar, secretario general de ATE San Isidro. La mujer llevaba más de 20 años trabajando en el hospital.

La noticia fue confirmada por el director de Salud, Miguel Ángel “Negro” Pereyra. “Al comienzo de la pandemia teníamos dividida la Institución en salas COVID-19 y salas no COVID-19. Hace tres semanas, nos enteramos de que había pacientes con coronavirus en salas no COVID-19. Lo que hicimos entonces fue testear al personal que estuvo en contacto, entre ellos, Cristina. Yo mismo le hice el hisopado y dio negativo”, contó el médico.

Pero días después Cristina comenzó con síntomas y dificultad para respirar. Se sometió a tratamiento con plasma de convaleciente, pero no pudieron revertir su cuadro.

Hasta el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, se despidió de ella a través de Twitter y compartió el video de sus compañeros: “Este es el sentimiento que todos tenemos para con Cristina Lorenzo, por su entrega, su vocación y su sacrificio. Aplausos y oraciones. QEPD”, escribió.




Comentarios