La crisis generada por el coronavirus y el aislamiento no sólo afectó a las familias con menos recursos, sino también a las organizaciones que trabajan para asistirlas.


La pandemia de coronavirus y el consecuente aislamiento social trajeron aparejada una crisis económica que, como suele ocurrir, afectó principalmente a las personas de menos recursos. ‘Haciendo Camino’ es una de las Organizaciones No Gubernamentales que trabajan para asistir a quienes lo necesitan, y su fundadora, Catalina Hornos, habló con Vía País.

Haciendo Camino’ se encarga de combatir el hambre en el norte del país y tiene distintos programas de ayuda para las familias en situación de vulnerabilidad. “Toda la ayuda médica, nutricional, de estimulación temprana se mantiene con donaciones”, explicó Caty, y reveló que “las donaciones están empezando a bajar mucho”.

Frente a esta situación, la única alternativa posible es hacer recortes, acotar los programas de asistencia que tan necesarios son. “En Haciendo Camino trabajamos con familias muy vulnerables en Santiago y en Chaco. Como toda crisis, siempre pega más fuerte en los sectores más vulnerables, y las consecuencias ya se empiezan a ver“, afirmó.

El programa de nutrición de Haciendo Camino es el más importante que lleva adelante la ONG. (Foto: haciendocamino.org.ar)

“Lo que más necesitamos es leche en polvo y pañales, o donaciones económicas que nos permitan financiar los programas que llevamos adelante, fundamentalmente el de nutrición“, explicó la Psicopedagoga. Quienes quieran colaborar con ‘Haciendo Camino’, pueden hacerlo ingresando a la web oficial de la ONG, www.haciendocamino.org.ar

“Más allá de solucionar lo inmediato, hay que buscar proyectos que ayuden a que estas familias, el día de mañana, puedan generar sus propios recursos, tener su propio trabajo, salir adelante y mostrarle a sus hijos otra realidad“, cerró.

Familia numerosa en cuarentena

Además de todo lo que hace a través de su ONG, Caty tiene 10 hijos. Los siete mayores por adopción, mientras que los tres menores fruto de la relación con su marido, el médico Jorge De All, quien además tiene otra hija.

Catalina Hornos, fundadora de la ONG Haciendo Camino (Foto: Instagram)

La familia se divide en dos departamentos que están a dos cuadras de distancia. Seis de los chicos viven en uno y cinco en el otro. “Lo estoy disfrutando”, afirmó Caty, y contó que el aislamiento la obligó a compartir con sus hijos muchos momentos que antes no compartían.

“Los más grandes se arreglan solos pero los más chicos sí necesitan acompañamiento. Todos los días hacemos alguna actividad de arte o de cocina, y jamás habíamos cocinado juntos. ​Es muy cansador pero también tiene su lado positivo”, aseguró.

Mirá la entrevista completa:




Comentarios