Más de 1000 adultos mayores de la Ciudad de Buenos Aires ya se anotaron en el programa "Mayores Cuidados", que busca conectar voluntarios con esa población de riesgo durante el aislamiento preventivo y obligatorio por el coronavirus para que les brinden asistencia telefónica o les hagan compras, informó este lunes el gobierno porteño.

La inscripción se abrió el viernes y en total se anotaron 1020 porteños para recibir asistencia telefónica, compras en farmacias y comercios de proximidad y el paseo de sus mascotas, entre otras necesidades.

"La solidaridad y las ganas de colaborar de los vecinos no es cosa nueva pero sí nos sigue emocionando. En solo una semana que llevamos de convocatoria ya se anotaron más de 25.000 voluntarios para ayudar a los adultos mayores inscriptos", destacó Felipe Miguel, jefe de Gabinete porteño.

"El programa apunta a cuidar la salud de los más grandes, que son los que más riesgo tienen ante el coronavirus, acompañándolos y evitando que salgan de sus casas. Seguimos tomando las medidas necesarias, apelando a la responsabilidad individual y estando cerca de cada uno de los vecinos para salir adelante juntos", sostuvo.

¿Cómo inscribirse?

Pueden inscribirse aquellos adultos mayores que requieran algún tipo de asistencia a través de la línea telefónica de la Ciudad 147, donde un operador les solicita sus datos personales como nombre y apellido, DNI, dirección, teléfono y les pregunta qué tipo de ayuda necesitan.

Además, se les consulta si tienen la posibilidad de contactarse con algún familiar, vecino cercano o encargado de edificio que los pueda ayudar de forma más segura, al ser una persona conocida.

En caso de no ser así, el operador lo registrará para conocer cuál es su situación y qué tipo de asistencia necesita: contención telefónica, logística para compras de comida, medicamentos, paseo de mascotas u otra, explicaron desde el gobierno de la Ciudad.

En ese mismo momento, un operador le solicitará que genere una contraseña personal. Luego, se contactará con el voluntario y le asignará la persona a la que deberá ayudar utilizando los criterios de tipo de ayuda solicitada/ofrecida y de geolocalización.

Además, le compartirá dicha contraseña que tendrá que decirla cuando queden conectados entre ellos. A partir de ese momento, el adulto mayor y el voluntario ya quedarán en vinculación directa.

"La idea es que construyan un vínculo de confianza. Se les pedirá a los adultos mayores que exijan siempre la contraseña a los voluntarios", aseguraron desde la Ciudad.

El Gobierno porteño realizará auditorías tanto de los voluntarios como de los adultos, para certificar la experiencia de los usuarios en ambos casos vía llamados telefónicos aleatorios y contacto directo por WhatsApp.

A todas aquellas personas que se inscriban como voluntarias, se les realizará un proceso de validación de identidad del DNI a través del ReNaPer y luego de validación de antecedentes penales con el Ministerio de Seguridad.

Tanto los voluntarios como los operadores telefónicos, recibirán un kit de capacitación sobre sus tareas y funciones, además de contar con la posibilidad de descargar el manual y el protocolo de asistencia remota y en territorio de la página de la Ciudad.