Una estudiante de medicina propuso un proyecto para ayudar a los médicos, y solicita la colaboración de los ciudadanos.


En el medio de una sociedad en silencio que vive todos los días en un domingo diferente, llenos de incertidumbre y tristeza por la cantidad de vidas que se lleva el Coronavirus en el mundo, Evelyn Cura, propuso su ayuda para colaborar con el sistema de salud. 

Una joven del barrio porteño de Colegiales destacó su voluntad a través de las redes sociales al contar que se encuentra realizando mascarillas para proteger del virus a los trabajadores de la salud, y donarlos para colaborar con la epidemia que azota al mundo entero.

Estudiante de la carrera de Medicina en la Universidad de Buenos Aires, y  preceptora en un colegio del barrio de Palermo, Evelyn contó a Vía País de qué se trata su propuesta para ayudar a los médicos que se encuentran abatidos por la situación actual del país. 

La idea surgió de pensar cómo puedo ayudar desde mi lugar. Hablé con distintos médicos y leí bastantes notas acerca de la situación actual, y lo que más me llamó la atención fue que el estado no está dando respuesta a la falta de insumos que hay en los hospitales de nuestro país”, comenzó relatando la joven de apenas 24 años.

“Ya todos nos enteramos que no hay suficientes respiradores, pero tampoco hay barbijos, camisolines, ropa de trabajo para médicos, mascarillas de protección. Cosas básicas para que una persona que está actualmente trabajando en una ‘zona de riesgo’ no se contagie, y pueda continuar su trabajo de forma segura. Esto pone en peligro la vida de nuestros médicos, y si ellos se enferman no existen ‘médicos de repuesto’, son los que hay, son pocos, y hay que cuidarlos”, aseguró Evelyn.

Coronavirus: tiene 24 años y diseñó mascarillas para donar a un centro de salud y colaborar con la pandemia

Ante esto, la joven señaló que investigó cómo podía ayudar, y resolvió que podía utilizar materiales que tenía en la casa para lograr realizar mascarillas de protección.

“Para hacerlas se necesitan placas radiográficas (se limpian con lavandina diluida para que queden “translucidas”, elástico para enganchar la mascarilla, el rollo de plástico para la impresora, y una impresora 3D”, contó.

“Una vez iniciada la ‘producción’, me puse en contacto con otras personas que tienen impresoras 3D y me di cuenta de que es una movida muy grande la que se esta haciendo en todo el circuito de la impresión 3D en todo el país, desde personas independientes que han copiado la idea, grupos de amigos y empresas más grandes que también están colaborando con lo mismo”, resaltó la estudiante de medicina.

Luego de explicar el proyecto, contó cómo lo lleva a cabo: “El proceso de fabricado es muy simple, primero se imprime la mascarilla en la impresora 3D (una máquina que va depositando capas de plástico muy finitas hasta lograr el modelo deseado), esto tarda unas 3hs para la máscara más simple y, 6 hs para la reforzada. Una vez impreso, se encastra la placa radiográfica, se ata el elástico en la parte de atrás, se desinfecta el material y se embolsa, listo para la entrega y su uso”, detalló Evelyn.

Coronavirus: tiene 24 años y diseñó mascarillas para donar a un centro de salud y colaborar con la pandemia

Finalmente, la buena voluntad de la joven llegó a oídos de una médica del Hospital Argerich, donde se realizará la donación ni bien logre terminar la primer tanda de mascarillas.

No obstante, si bien fortaleza y buena predisposición de Evelyn es ampliamente satisfactoria, la situación del mundo es preocupante. Ante esto, la joven dedicó un mensaje para todos los ciudadanos, y sostuvo que para colaborar con su proyecto, las personas que desean se pueden contactar con ella a través de su mail: Evelyncura@gmail.com.

“Todos estamos al tanto de la situación en la que vivimos, la salud del mundo está complicada, pero si cada uno pone un poquito de si, podemos llegar a afrontar esta epidemia más rápido. Todos pueden colaborar desde su lugar, si no sabés qué hacer, ponete en contacto con un Centro de Salud (¡llamá por teléfono, no vayas!), y preguntá qué podés hacer para darles una mano. Hay gente cosiendo barbijos, camisolines, llevando alfajores al personal de la salud, entre otras cosas. Y si no podés hacer nada de esto ¡colaborá QUEDÁNDOTE EN TU CASA!”. 




Comentarios