Luego de asaltar a un matrimonio, el delincuente les advirtió a los agentes: "Déjenme ir o me mato".


Dos delincuentes ingresaron a robar a un edificio ubicado en el barrio porteño de San Telmo y, luego del hecho, comenzó una persecución policial en la cuál uno de los ladrones fue rodeado por la policía. Tras advertir a un agente “dejame ir o me mato”, el hombre se quitó la vida de un disparo en la cabeza.

El hecho se registró el pasado lunes cerca de las 20, cuando dos hombres ingresaron a una vivienda ubicada en avenida Brasil al 300, casi esquina Defensa. Allí, ataron a un matrimonio en su vivienda y se llevaron algunas de sus pertenencias.

A pesar de que los delincuentes escaparon, el dueño de la casa logró liberarse y comenzó a perseguir a uno de ellos. A cuatro cuadras del domicilio, se encontró con un agente de la comisaría vecinal 1E que identificó al prófugo y logró interceptarlo. Cuando le indicó que colocara sus manos contra a pared, el ladrón disparó, dos veces hacia el efectivo, sin éxito.

En ese momento, el policía efectuó un disparo que impactó en el hombre, quién comenzó a decirle “dejame ir o me mato”. Luego, se suicidó de un disparo en la cabeza.




Comentarios