Luego de que se ordenara el desalojo del predio perteneciente al Obispado de San Isidro ubicado en Villa Mascardi, la Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Río Negro envió una carta al Papa Francisco manifestando su preocupación y pidieron su intervención en busca de "un pequeño gesto de reconocimiento hacia una historia que nos continúa corriendo de los territorios".

La misma fue publicada en la cuenta de Facebook de la organización que reúne a más de 150 comunidades en toda la provincia. Puntualmente, se refieren al desalojo de la comunidad Mapuche Lafken Winkul Mapu en Villa Mascardi a 35 km de Bariloche.

No element of type reference found.

En la carta sostienen que "en este territorio, cumple su rol de autoridad espiritual y filosófica de nuestro pueblo, la Machi Betiana Colhuan, un hecho trascendente para el pueblo Mapuche" y que se trata de hectáreas que "el mismo obispado había abandonado hace casi 2 años y que en la actualidad es ocupado por la Comunidad".

"La situación es compleja y peligrosa porque la comunidad está dispuesta a resistir el desalojo y esto puede derivar en otra muerte", advierten y hacen alusión a lo ocurrido hace casi tres años por la muerte de Rafael Nahuel, luego de que el Ejército intentara desalojarlos.

Imputaron a cuatro mujeres por otra toma de terrenos en Villa Mascardi

Hacen referencia a una instancia de diálogo y reconocimiento, que no iría de la mano con el pedido de desalojo de las tierras. "Para nuestro pueblo la tierra no se vende ni se compra, se defiende, del negocio inmobiliario, las represas, forestales, el monocultivo con agrotóxicos y fundamentalmente frente a las actividades extractivas altamente contaminantes como el Fracking y la megaminería", denuncian.

"Abogamos a su rol de autoridad de la Iglesia Católica, a su conciencia y humanidad para que interceda frente al obispado de San Isidro. Buscamos un pequeño gesto de reconocimiento hacia una historia que nos continúa corriendo de los territorios que hasta hace poco tiempo eran comunitarios y sin alambrados", concluye la carta.