El hallazgo es el primer indicio de que Facundo habría estado en la comisaría de Teniente Origone, que fue allanada.


Frente a las cámaras de la Policía, Cristina Castro, mamá de Facundo Astudillo Castro, el joven desaparecido desde el 30 de abril, reaccionó impresionada cuando encontraron un amuleto de su hijo entre un montón de basura, en un allanamiento a la comisaría de Teniente Origone, pueblo vecino de Pedro Luro, donde Facundo fue visto por última vez.

En el video se registra cómo el perro se somete a la búsqueda, con varios policías presentes, y la mamá de Facundo y otras mujeres como testigos. En dos oportunidades el animal, que trabaja en el caso hace semanas, indica una pequeña bolsita de nylon que está tirada en el piso, entre basura, en una habitación desocupada de la comisaría.

Finalmente, cuando el policía abre la bolsa, dice que hay cosas “en putrefacción”, un atado de cigarrillos, y algo más, que saca de la bolsa y muestra a la madre. Entonces Cristina reacciona: “Ay, por Dios, me muero”, dice, impresionada.

Se trata de una artesanía de madera, una especie de media nuez pintada como una sandía. “Eso adentro tiene una mariquita, una vaquita de San Antonio”, dice Cristina, y el policía asiente. “En casa tengo otro. Se los regalé a mis dos hijos”, agrega la mujer en el video difundido por TN.

El “amuleto” de Facundo Astudillo Castro hallado en el allanamiento a la comisaría de Teniente Origone (Foto: TN.com.ar)

Este amuleto que, según su mamá, el joven llevaba siempre con él en su mochila, es el primer indicio de que Facundo puede haber pasado tiempo detenido en esa comisaría de Teniente Origone. La última foto del joven de 22 años con vida fue tomada junto a un patrullero, cuando lo detuvieron en un control por la cuarentena sobre la Ruta 3.

Cuando salió de su casa el 30 de abril se dirigía a visita a su exnovia, en Bahía Blanca. En el camino fue interceptado por dos retenes sobre Ruta 3: primero en Mayor Buratovich, donde quedó constancia del incumplimiento de la cuarentena, y luego unos kilómetros más adelante, en el acceso a la localidad de Teniente Origone, le pidieron documentos y el permiso para circular.

Por el accionar sospechoso de la policía local, la Federal se hizo cargo del caso. “Quiero que me devuelvan a mi hijo, el 23 de agosto cumple 23 años, lo quiero tener conmigo, lo quiero tener acá, pertenece a la madre y a la familia”, dijo Cristina es lunes a radio Altos.




Comentarios